El proyecto de ley sobre el matrimonio gay en el estado de Nueva York continuaba en suspenso una vez que el Senado estatal no logró ponerse de acuerdo pero se dejó entrever que están a un paso y la controversial legislación será finalmente aprobada.

Los senadores republicanos y demócratas se vieron forzados a debatir hasta última hora para resolver las diferencias, básicamente si la Ley dará libertad a los sectores religiosos de poder elegir si celebran o no las bodas entre personas del mismo sexo.

El debate se había estancado durante todo el día precisamente sobre ese punto. Líderes religiosos querían asegurarse que la nueva ley contara con un inciso en la que se estableciera que no podrán ser demandados en caso de negarse a celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo.

El presidente de la Asamblea Sheldon Silver dijo a los medios que había visto un borrador del proyecto que establecía mayor protección a los objetores religiosos y dijo que se perfilaba "aceptable".

De su parte el líder republicano del Senado Dean Skelos se mostró optimista y restó importancia a sus diferencias sobre el proyecto y dejó entrever que 'va por buen camino".

La Ley de Igualdad de Matrimonio (Marriage Equality Act) fue propuesta por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo y previamente fue aprobada por la Asamblea de mayoría demócrata el pasado miércoles 15 de junio por 80 votos contra 63.

Los demócratas del Senado intentaron hasta el final reunir los 32 votos necesarios sobre el total de 62 escaños divididos entre la mayoría republicana de 32 miembros, 26 demócratas y cuatro independientes que generalmente se alinean con el bando demócrata. El Senado había rechazado un proyecto de ley similar en diciembre de 2009 y en los meses previos ya, muchos de los que entonces votaron en contra habían anunciado que ahora la apoyarían.

Hasta ayer oficialmente 29 demócratas y dos republicanos habían asegurado su respaldo al matrimonio gay, no obstante las negociaciones para alcanzar el mayor número de adeptos continuó intensa hasta el último momento.

El alcalde de Nueva York Michael Bloomberg es uno de los más firmes propulsores del matrimonio homosexual. La semana pasada viajó hasta Albany y se reunió con los senadores republicanos para urgirles el voto a favor.

"Hagan lo que les dicte sus corazones y principios. De esta forma, no importa cuál sea el voto, no tendrán nada de qué arrepentirse", enfatizó Bloomberg.

El senador estatal Rubén Díaz es el único legislador hispano que se opone al matrimonio entre homosexuales. Díaz que representa al distrito 32 de El Bronx y es pastor evangélico pentecostal libra una intensa campaña contra la propuesta esgrimiendo ser "un creyente en Jesús Cristo, nuestro salvador y creador" y en segundo lugar se manifestó un "defensor de la Constitución del Estado que prohíbe el matrimonio homosexual".

En su momento el senador Díaz reconoció que tiene dos hermanos y una sobrina que son homosexuales pero que de ninguna forma eso le hará cambiar su postura de aponerse al matrimonio homosexual.

Pedro Julio Serrano portavoz del la organización nacional de lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgénero (National Gay and Lesbian Task Force, LGBT) destacó la inminente aprobación de la Ley de Igualdad de Matrimonio.

"El estado de Nueva York está más que listo para otorgar la igualdad en el matrimonio a las parejas del mismo sexo, pues ha sido pionero en la lucha por los derechos civiles de las mujeres, los negros y otras minorías. No tan sólo eso, sino que las últimas encuestas demuestran que la población de este estado apoya la igualdad en el matrimonio para parejas del mismo sexo desde un 52% hasta un 68%. Los latinos la han estado apoyando en más de un 54%, aseguró el activista gay.

Albany, la capital estatal se convirtió desde principio del presente mes en el epicentro de las negociaciones en la que las organizaciones defensoras de los derechos para los homosexuales no dieron su brazo a torcerhasta lograr lo que consideran una victoria histórica que servirá de ejemplo para el resto del país.

A lo largo de la semana los corrillos del Capitolio han lucido congestionados por activistas pro y contra el matrimonio gay. En algún momento ambos bandos parecían enfrentarse al fragor de los cánticos y en medio de banderas del arcoíris y pancartas.

Con Nueva York serían seis estados los estados que reconocen el matrimonio gay, los otros cinco son Iowa, New Hampshire, Massachusetts, Connecticut, Vermont y el Distrito de Columbia (Washington DC) permiten la unión entre personas del mismo sexo.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino