Una coalición de defensores de los derechos de los homosexuales exigió el viernes que el Senado de Nueva York supere un estancamiento para poder votar sobre la legalización del matrimonio gay.

A medida que los senadores retornaban al trabajo se reforzó la seguridad en el Capitolio mientras partidarios y oponentes al matrimonio homosexual seguían colmando los salones.

"Seguimos inconmovibles en nuestra exigencia de que el estado cumpla su obligación con el pueblo del estado de Nueva York y permita una votación sobre igualdad en el matrimonio", señaló New Yorkers United for Marriage, la coalición de grupos de derechos gay creada para presionar por la legalización del casamiento homosexual.

La mayoría republicana en el Senado inició el viernes una sesión a puertas cerradas para discutir otros proyectos antes de pasar presumiblemente al casamiento gay más adelante durante la jornada.

El líder republicano en el Senado, Dean Skelos, puso fin a la más reciente sesión maratónica al filo de las 11 de la noche del jueves. Miembros del Senado y la Asamblea dijeron que no esperaban continuar la sesión hasta el fin de semana, en parte por motivos religiosos.

Después de una reunión del Comité de Reglas la noche del jueves, se instruyó a los senadores a usar los pasillos traseros para evitar los constantes cánticos de cientos de manifestantes congregados en los pasillos frente a la sala de conferencia del Senado y la oficina del líder de la mayoría.

Los partidarios de los derechos de los homosexuales han logrado que se autorice el matrimonio para parejas del mismo sexo en Vermont, Nueva Hampshire, Connecticut, Massachusetts, Iowa y el Distrito de Columbia, y ahora esperan que un triunfo en Nueva York les dé mayor impulso.