Los cultivos de coca en Perú se incrementaron en 2010 y prácticamente alcanzaron el mismo nivel que Colombia, en donde los esfuerzos por erradicar los sembradíos destinados a la fabricación de cocaína han frenado su extensión en la región andina, según un informe de Naciones Unidas divulgado el jueves.

Pero en Lima, Rómulo Pizarro, presidente ejecutivo de la oficina antidrogas peruana, DEVIDA, calificó de injusta la comparación con Colombia.

Colombia se mantiene como el mayor productor de la hoja de coca, con 62.000 hectáreas reportadas en 2010, pero seguida de cerca por Perú con 61.200 hectáreas.

La diferencia entre los países es que Colombia registró una baja sensible de 15% desde el año anterior, mientras que en Perú la producción creció 2% desde 2009.

Pizarro adujo, sin embargo, que la superficie cultivada de cocales en Perú y Colombia no es comparable, por cuanto en Perú existen cultivos legales de cocales dada una tradición ancestral peruana de consumo de hoja de coca.

Señaló que a las 61.200 hectáreas de coca existentes en Perú se deben descontar las 7.790 hectáreas que son consideradas cultivos legales, lo que da como resultado que solo 53.410 hectáreas son ilegales en Perú, mientras que toda la producción cocalera de Colombia de 62.000 hectáreas es ilegal.

"No es justo (compararnos con Colombia), Bolivia y Perú tienen un uso tradicional de coca... acá la hoja de coca es tradicional y hay cultivos legales normados", dijo Pizarro a la AP.

Además indicó que el informe revela que Perú logró "contener el efecto globo" que se manifestaba en el hecho de que aumentaban los cultivos de coca en territorio peruano cuando se reducían en Colombia.

Pizarro destacó que en el último año el ritmo de crecimiento de cocales en Perú se redujo a 2%, cifra menor al 5% de crecimiento anual en promedio que se estuvo registrando en los últimos cinco años.

En 2009 los sembradíos de hoja de coca en Perú crecieron 6% hasta 59.900 hectáreas.

En Bogotá el ministro del Interior, German Vargas Lleras, expresó su satisfacción por la reducción de 15% en los cultivos, pero dijo que "no hay que bajar la guardia" puesto que se ha detectado la aparición de cocales en zonas donde tradicionalmente no han existido, como en el departamento de Chocó, en la costa del Pacífico.

El general Oscar Naranjo, director de la Policía Nacional, destacó que en la reducción de hectáreas de cultivos en Colombia hay un elemento de mudanza de esos cultivos hacia Perú.

"Sí se nota un efecto globo, a pesar de la estabilización" en el área total cultivada en la región andina.

"La zona andina no está ampliando su producción total", aseguró.

La producción de hojas de coca, materia prima de la cocaína, está concentrada en Bolivia, Colombia y Perú. Entre los tres países se produjo 149.100 hectáreas de coca en 2010, por debajo de los 221.300 de 2000.

El documento Informe Mundial de Drogas, de la Oficina de la ONU sobre Drogas y Crimen (UNODC) destacó que la producción de hoja de coca cayó 6% en 2010 desde el año anterior, motivado por el declive en Colombia, donde el cultivo ha decrecido sostenidamente desde 2007, pese a aumentos registrados en Bolivia y Perú.

"América del sur continúa como una región conocida por la producción y tráfico a gran escala de cocaína, aunque el uso de droga, especialmente en países del Cono sur, también se ha vuelto significativa", señaló el documento.

El informe aclaró que los datos de Bolivia corresponden a 2009, mientras que los de Colombia y Perú son de 2010.

El mismo informe destacó el nivel de consumo de cocaína que se registró en Latinoamérica durante el 2010, donde entre el 0,9 y el 1% de la población de entre 15 y 64 años utiliza la droga, lo que equivale a entre 2,6 y 3 millones de personas. El promedio mundial es de 0,3 y 0,5%.

Esto indica que la región alberga a 17% de los consumidores mundiales de cocaína, cuando sus habitantes no llegan a 6% de la población mundial.

"La cocaína continúa siendo el principal problema en Latinoamerica y el Caribe, responsable por 50% de los tratamientos por drogas en la región", según el informe.

Precisa que tres países suramericanos tienen un alto nivel de uso de cocaína: Argentina con 2,6% de la población entre 15 y 64 años, Chile con 2,4% y Uruguay con 1,4%.

Adicionalmente, el estudio indica que Argentina, Brasil y Chile juntos tienen dos tercios de todos los usuarios de cocaína de América del Sur. En el caso de Brasil el uso de la droga es baja en términos relativos, 0,7% de la población de 15 a 64 años, pero alta en términos absolutos.

La región reportó relativamente pocas muertes asociadas al uso de drogas, entre 2.200 y 6.300 casos en el año, pero la cocaína fue la principal causa de estas muertes.

"El tráfico de cocaína está cada vez más orientado al Cono Sur, tanto para consumo como para su transporte hacia otros países", dijo en conferencia de prensa Bo Mathiesen, representante de la UNODC en Brasil.

De acuerdo con la UNODC, los flujos de cocaína salen de los tres principales productores, Bolivia, Colombia y Perú, mayormente hacia Estados Unidos, con puertos de tránsito en países centroamericanos, caribeños y México.

Los flujos destinados a Europa van directamente de la región andina o países vecinos hacia el viejo continente, o bien con escala en el Caribe o Africa.

Según señala el informe, el 8% de las incautaciones de cocaína en Europa provienen de Colombia; 7% de Perú y 5% de Bolivia.

"El resto, 80%, sólo puede ser rastreado desde varios países en las Américas, como Argentina, República Dominicana, Brasil, Costa Rica, Paraguay, Panamá y Ecuador", especificó.

El organismo de la ONU destacó que el consumo de cocaína se ha propagado geográficamente, con un uso creciente en Africa y Asia y un declive en América del Norte, donde se encuentra un tercio de los usuarios.

Estados Unidos se mantiene como el principal consumidor del estupefaciente con 2,4% de su población de entre 15 y 64 años, equivalente a 5 millones de personas. Esa cifra refleja una caída desde 2006, según el estudio, que atribuye la baja en un mayor control sobre la entrada de drogas desde México.

El zar antidrogas de la Casa Blanca, Gil Kerlikowske, manifestó que Estados Unidos sigue comprometido en "un esfuerzo sin precedentes" en prevención de uso de drogas y expansión del acceso a tratamiento.

"Esperamos trabajar con nuestros aliados federales, estatales, locales e internacionales para proteger la salud pública y la seguridad al respaldar políticas de drogas y programas", dijo.

En Europa, el segundo mayor mercado para la cocaína, entre 0,8% y 0,9% de los habitantes entre 15 y 64 años usan la droga, una cifra levemente inferior al año anterior.

La UNODC calculó que en 2009 entre 0,3% y 0,5% de la población mundial de 15 a 64 años usó cocaína, equivalente a 14,3 a 20,5 millones de personas.

_____

Los periodistas Marco Sibaja, de Brasilia, Vivian Sequera, de Colombia, y Pedro Servin, de Paraguay, contribuyeron con esta información.