La automotriz japonesa Nissan pronosticó un descenso del 15,4% en sus ganancias durante el presente año fiscal, que concluirá en marzo del 2012, debido a los problemas de producción generados por el terremoto y tsunami del pasado 11 de septiembre así como por una tasa de cambio desfavorable.

Sin embargo, Nissan espera vender más autos en todo el mundo, a pesar del catastrófico tsunami que devastó el noreste de Japón y que afectó su producción al provocar una severa carestía de autopartes en los meses anteriores.

La Nissan Motor Co. anunció que sus ganancias caerán hasta los 270.000 millones de yenes (3.400 millones de dólares) para el año fiscal que concluirá en marzo del 2012, desde los 319.000 millones de yenes que obtuvo el pasado año fiscal.