La esposa del presidente de EEUU, Michelle Obama, participó hoy en un encuentro con jóvenes en el estadio de Ciudad del Cabo, al sur de Sudáfrica, en el que estuvo presente el premio Nobel y arzobispo emérito Desmond Tutu, informó hoy la emisora local Talk Radio.

La primera dama estadounidense descendió al terreno de juego para reunirse con decenas de jóvenes, que participan en un programa que pretende concienciar a los menores sobre los riesgos del VIH, virus causante del Sida, a través del deporte.

Al encuentro asistió el arzobispo Desmond Tutu, director de la Comisión de la Verdad, el tribunal del perdón que hizo posible la reconciliación entre blancos y negros tras el fin del régimen de segregación racial de Sudáfrica, en el año 1994.

Horas antes, Michelle Obama, que se encuentra en visita oficial en Sudáfrica junto a su madre, Marian Robinson, y sus dos hijas, Malia y Sasha, acudió a la Universidad de Ciudad del Cabo, donde se reunió con medio centenar de estudiantes procedentes de comunidades desfavorecidas.

La familia Obama tuvo que cancelar su visita a Robben Island, la isla prisión en la que el ex presidente de Sudáfrica, Nelson Mandela, estuvo recluido durante buena parte de su vida por su oposición al apartheid, debido a las condiciones meteorológicas.

En su lugar, la primera dama de EEUU acudió al museo del Distrito Seis, que recoge la historia de este barrio de Ciudad del Cabo, fundado en la década de 1870, ejemplo de mestizaje, y que fue demolido durante el régimen de "segregación racial".

Michelle Obama llegó a Sudáfrica el pasado lunes por la noche, en su primer viaje de importancia al extranjero sin su esposo, desde que éste ocupa la Presidencia de Estados Unidos.

La primera dama estadounidense tuvo la oportunidad de visitar el martes al ex presidente Nelson Mandela, que la recibió en su residencia de Houghton (Johannesburgo), donde guarda reposo tras ser ingresado en el hospital el pasado mes de febrero debido a una complicación respiratoria.

Michelle Obama acudió después a Soweto, antiguo gueto negro de Johannesburgo, para participar en el Foro de Liderazgo Femenino de África, que reúne a mujeres de todo el continente para abordar su papel en el desarrollo de sus respectivas comunidades.

Al término del encuentro, Obama hizo una ofrenda floral en el monumento a Hector Pierteson, el niño que fue tiroteado por la policía sudafricana hace 35 años y que se convirtió en el símbolo de la lucha contra la segregación racial.

La familia Obama dejará Ciudad del Cabo para trasladarse a Botsuana, país limítrofe con Sudáfrica, donde tienen previsto realizar un safari antes de volver a EEUU.