El mercado bursátil cerró el jueves a la baja después que el gobierno reportó un aumento inesperadamente pronunciado en las solicitudes de apoyo por desempleo.

Este tipo de solicitudes subieron a 429.000 la semana pasada, una cantidad mucho mayor de la que esperaban los economistas y la más grande en cuatro semanas. Los expertos habían pronosticado que se ubicarían en 415.000.

Los precios del petróleo cayeron 4% después que la Agencia Internacional de Energía dijo que 28 países pondrán en el mercado 60 millones de barriles de crudo para compensar la pérdida de las exportaciones libias. Eso provocó un fuerte descenso en los títulos de Exxon Mobil Corp.

Los mercados habían perdido mucho terreno durante el día, pero se recuperaron parcialmente luego de un reporte que decía que Grecia estaba cerca de llegar a un acuerdo sobre medidas de austeridad.

El índice industrial Dow, que llegó a perder en el día hasta 240 puntos, terminó cediendo 59,67 (0,5 para cerrar en 12.050 unidades. El Standard & Poor's 500, con una baja en el día de hasta 24 enteros, finalizó con 3,64 puntos menos (0,3%) en 1.283,50.

Los dos indicadores más vinculados al crecimiento económico tuvieron los mejores resultados entre los parámetros amplios del mercado. El tecnológico Nasdaq subió 17,56 unidades (0,7 a 2.686,75. Y el Russell 2000 de empresas pequeñas ganó 0,4%. En la semana ambos tienen una mejoría de 2,7%.

Tres acciones cayeron por cada dos que subieron en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen fue de 4.400 millones de título.

Desde finales de abril, los informes sobre la manufactura, las ventas minoristas, las ventas de casas y otros indicadores de la economía estadounidense han resultado más desfavorables de lo esperado por los economistas. Los problemas de la deuda en Europa y una desaceleración en el ritmo de crecimiento económico en China han también despertado temores sobre la economía mundial.

En consecuencia, el mercado bursátil de Nueva York ha perdido en seis de las últimas siete semanas. El S&P 500 ha descendido 5,9% desde que en abril alcanzó su máxima posición del año con 1.363,61 puntos.

"Esto ya no se ve como un pequeño momento adverso. Está comenzando a verse como un pantano", dijo Lawrence Creatura, gerente de inversiones bursátiles en Federated Investors.

Las nuevas solicitudes de prestaciones por desempleo en Estados Unidos crecieron a 429.000 la semana pasada, respecto a las 420.000 del mismo lapso anterior.

"El número mágico es 400.000 y hemos estado por arriba de él durante 11 semanas", dijo Creatura.

Los precios de los bonos gubernamentales se fortalecieron al tiempo que los inversionistas llevaron el dinero hacia sectores considerados seguros, lo cual disminuyó las tasas de interés a largo plazo. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cayó a 2,90%, cerca de su menor posición en el año. El rédito baja cuando los precios suben.

El crudo de referencia West Texas Intermediate disminuyó 4,39 dólares (4,6 a 91,02 dólares por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York. El tipo Brent, mediante el cual se cotizan variedades internacionales, bajó 6,95 dólares (6,1%) a 107,26 dólares el barril en el mercado ICE Futures.

El oro perdió mientras la moneda estadounidense aumentó de valor ante la ansiedad por la crisis de la deuda en Grecia. El euro bajó de 1,4376 dólares a 1,4208 mientras la libra esterlina descendió de 1,6085 a 1,5987 dólares.

La inquietud sobre Grecia pesó adversamente en otras bolsas importantes. El índice británico FTSE 100 bajó 1,7% y el DAX de Alemania perdió 1,8%. El francés CAC-40 cedió 2,2%.

El indicador japonés Nikkei 225 retrocedió 0,3%, en tanto el Hang Seng de Hong Kong disminuyó 0,5%. Los parámetros chinos ganaron. El Indice Compuesto de Shanghai subió 1,5% y el Indice Compuesto de Shenzhen avanzó 2,1%.

___

El periodista de The Associated Press Pan Pylas en Londres contribuyó en la información.