La selección española sub'21 accedió a la final del Europeo de Dinamarca y selló su pase a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, tras vencer en la prórroga a Bielorrusia (3-1), gracias a un ejercicio de paciencia, la fe en su estilo, los goles de Adrián y la entrada en escena de Jeffrén y Capel.

Las claves del triunfo de España son:

1. Un ejercicio de paciencia: España se topó con un rival, Bielorrusia, que supo ejecutar a la perfección un planteamiento defensivo. Aprovechó su única llegada a la portería de David De Gea y se encerró. Peleó con diez jugadores por detrás del balón. Cerró espacios. Y en un césped poco regado, los jugadores de Luis Milla realizaron un ejercicio de paciencia para terminar derribando el muro rival.

2. Fe en un estilo: con la derrota Milla modificó posiciones pero España nunca perdió su estilo. Pese a ubicar a Javi Martínez como delantero centro, no colgó un solo balón a la desesperada. Lo tocó siempre, en muchas fases sin la velocidad necesaria, y acabó encontrando el premio por banda tras apostar por abrir el campo con dos extremos puros. Respondió con fe en un nuevo escenario, nunca había ido por detrás en el marcador.

3. Los goles de Adrián: es la 'Bota de Oro' del Europeo y rescató su pegada en un momento agónico. En el último minuto. Cuando la final se escapaba remató con potencia un centro de Jeffrén desde la derecha y cabeceó otro de Capel en la prórroga. Enterró las críticas que se cernían sobre él tras disparar al poste y perdonar dos claras ocasiones ante el meta bielorruso. En toda la temporada con el Deportivo de la Coruña logró ocho tantos. En cuatro partidos con España sub'21 lleva cinco.

4. La entrada en escena de Jeffrén y Capel: en un torneo en el que el seleccionador no hace cambios en el equipo titular y las sustituciones habían llegado con los partidos avanzados, hay jugadores que sufren. Dos de ellos encontraron su premio en la semifinal. Jeffrén Suárez que además le suma la noticia de que el Barcelona no cuenta con él. Y Diego Capel, alejado del peso que debía tener en el equipo. Los dos asistieron a Adrián para la remontada. Y Jeffrén acabó firmando la sentencia con un zurdazo a la escuadra.

5. Javi Martínez: no necesita marcar ningún gol para estar entre los candidatos a jugador del torneo. Ha dejado una exhibición en cada partido de España. Está varios niveles por encima de todos sus rivales en la lucha por controlar el centro del campo. Poderío físico que le hace el dueño de la medular. En la semifinal además Milla le utilizó de delantero a la desesperada y de central cuando llegó la remontada. El futbolista clave para el éxito.

6. La unión del grupo: de los 23 elegidos por Milla para el Europeo hay seis que no han disputado ni un solo minuto. Lejos de desconectarse colaboran para que reine un gran ambiente en la selección. Algunos como Iker Muniaín, el más pequeño, ponen el humor en las comidas y cenas. Otros como Emilio Nsue animan con música. Y hasta Jeffrén hace de peluquero con sus compañeros. Son una muestra de la familiaridad que existe. Todos fueron una piña en cada celebración de los goles que llevaban a la final y daban el pase a los Juegos de Londres. Un factor básico para aspirar al título.