La empresa Aratirí, propiedad de la india Zamin Ferrous, sigue adelante con un súper proyecto minero que supondrá una inversión de 3.000 millones de dólares, la mayor en la historia de Uruguay, a pesar de la polémica generada en el país en los últimos días, afirmó hoy su gerente Fernando Puntigliano.

El proyecto genera discrepancias a distintos niveles e incluso en el Gobierno del presidente José Mujica, quien anunció su voluntad de impulsar un plebiscito para que la ciudadanía defina sobre la conveniencia para el país del proyecto.

"No puedo administrar la riqueza de mis nietos, aunque jurídicamente puedo, no debo", afirmó recientemente Mujica.

"Nosotros no hemos recibido ninguna comunicación oficial y seguimos adelante con el cronograma establecido", dijo Puntigliano en declaraciones a la radio "El Espectador".

La empresa "está trabajando en conseguir todas las autorizaciones del Estado y proyecta comenzar con la explotación del hierro en septiembre de 2013", agregó.

Hace dos meses el Gobierno alertó a Aratirí que debía mejorar algunos aspectos del proyecto, entre ellos el porcentaje del canon que abonará y aclarar temas referidos al cuidado del medio ambiente.

Puntigliano afirmó que la empresa entregó un estudio detallado en el que participaron más de cien técnicos "de renombre mundial y de varias nacionalidades".

El empresario destacó que en países desarrollados y donde hay un cuidado "muy especial" del medio ambiente "como en la Unión Europea, no está prohibida la minería a cielo abierto".

Admitió que el proyecto ocasionará "cambios" en el paisaje de algunas zonas del Urugauy pero señaló que "bien hecha" la explotación minera y la agropecuaria "pueden ser perfectamente compatibles".

La agropecuaria es la principal generadora de riqueza del país y las exportaciones de carne, lana y granos las más importantes.

La oposición se opone al proyecto y los diputados del Partido Nacional, Partido Colorado y Partido Independiente dieron sus votos para interpelar a los ministros de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman; Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Graciel Muslera, y Turismo y Deporte, Héctor Lescano.

La interpelación aún no tiene fecha pera estará a cargo de un diputado "blanco" (Nacional), el principal de la oposición.

El pasado martes ecologistas y representantes de los pueblos indígenas uruguayos marcharon por el centro de Montevideo para protestar en contra de la minera y productores agropecuarios visitaron recientemente el Parlamento para señalar sus discrepancias con la iniciativa.

La empresa Aratirí proyecta invertir en Uruguay unos 2.000 millones de dólares y crear 1.500 puestos de trabajo en un complejo de explotación de hierro a cielo abierto sobre unas 10.000 hectáreas ubicada en la zona de Valentines.

Otros 1.000 millones de dólares serían destinados a la construcción de un mineroducto de 230 kilómetros de largo y que ocuparía unas 1.100 hectáreas, un acueducto y una terminal portuaria en la costa atlántica para la salida del mineral.

El proyecto incluye la explotación de cinco minas: Uría, Morochos, Mulero, Maidana y Las Palmas. La más grande es Uría, con 3 kilómetros de largo, 600 metros de ancho y 350 de profundidad.

Además, se prevé la construcción de una represa de relave, de unas 2.400 hectáreas y de una represa de agua de 250 hectáreas.

La intención de Aratirí es exportar 18 millones de toneladas anuales de hierro a China, fundamentalmente destinado a la industria siderúrgica, con una explotación de 30 años.

El proyecto Aratirí involucra un área comprendida por seis departamentos de los diecinueve del país: Cerro Largo, Durazno, Florida, Lavalleja, Rocha y Treinta y Tres.