La compañía española Gas Natural Fenosa calcula que en 2011 dejará de cobrar 50 millones de dólares de consumo por fraude y fallas técnicas, informaron hoy fuentes oficiales.

La generadora española y el Gobierno de Nicaragua manifestaron en un comunicado oficial su preocupación por el fraude eléctrico, tras una reunión en la que acordaron elaborar un plan de trabajo para el período 2012-2016 con el fin de mejorar el servicio de energía.

Ese acuerdo fue alcanzado durante una visita a Managua de una delegación de Gas Natural Fenosa, encabezada por su consejero delegado Rafael Villaseca y su director general para Latinoamérica, Sergio Aranda, indicó el Ministerio nicaragüense de Energía y Minas en el comunicado.

Fuentes de Gas Natural Fenosa en Nicaragua consultadas hoy por Efe se remitieron al comunicado del Ministerio nicaragüense, que destacó que ese acuerdo se alcanzó al final de un encuentro con el presidente del país, Daniel Ortega.

A ese encuentro, celebrado el pasado lunes, asistió el embajador de España en Managua, Antonio Pérez-Hernández.

Según el ministerio nicaragüense, ambas partes manifestaron su "preocupación compartida" por la falta de resultados del proceso de reducción de pérdidas de energía, tanto técnicas como por fraude.

Gas Natural Fenosa prevé perder 50 millones de dólares en Nicaragua en 2011 debido a que aún existen clientes que "cometen fraude" en el consumo de energía eléctrica, según sus portavoces.

El gerente de comunicaciones de Gas Natural Fenosa en Nicaragua, Jorge Katín, dijo recientemente que actualmente sólo facturan 78% del total de clientes que consumen energía eléctrica y el otro 22% no paga el servicio de electricidad, lo cual les generará pérdidas de hasta 50 millones de dólares a la compañía.

En 2010, por ese mismo motivo, dejaron de cobrar 48 millones de dólares, lo cual dificulta renovar el sistema de distribución de energía y aumentar las inversiones en este país, que ese año alcanzó los 17 millones de dólares, detalló Katín.

Durante el encuentro, el Gobierno planteó su decisión de continuar "haciendo lo necesario para que la crisis internacional de precios no afecte la economía del país, ni a los hogares nicaragüenses".

Por su parte, las autoridades de Gas Natural Fenosa reafirmaron su compromiso de mejorar la calidad de sus procesos de atención a los ciudadanos y revisar sus planes de inversión.

El Estado de Nicaragua posee el 16 por ciento de las acciones de la filial nicaragüense de Gas Natural Fenosa, que está a cargo de la distribución de energía en este país desde el año 2000.