Japón necesita reformar sus políticas nucleares y quizás jamás vuelva a estar segura para poseer energía atómica porque es demasiado proclive a sufrir sismos, afirmó el jueves un importante experto en sismología y ex asesor gubernamental sobre seguridad nuclear.

En opinión de Katsuhiko Ishibashi, un catedrático emérito de la Universidad de Kobe, casi todas las instalaciones nucleares en todo el país están en peligro de sufrir el mismo tipo de crisis que la que enfrentó la planta de Fukushima Dai-ichi tras el terremoto y tsunami del pasado 11 de marzo.

"Es muy difícil encontrar una planta (nuclear) segura en Japón", señaló Ishibashi, quien también fue integrante de la Comsisión de Seguridad Nuclear del gobierno japonés.

Japón es uno de los países con más actividad sísmica del mundo. Ishibashi señaló que eso hace que el impulsar una estrategia de energía nuclear agresiva en el país en un peligro mayor que el que se tendría en Europa o en la costa oriental de Estados Unidos.

"Desde el punto de vista de sismología, todas las plantas nucleares en Japón están expuestas a peligros por sismos", señaló el ex funcionario en una conferencia de prensa que ofreció en el Club de Corresponsales Extranjeros de Japón y agregó que desde "una perspectiva económica y de energía", era difícil fortalecerlas.

Ishibashi hizo un llamado para que se haga una nueva revisión a las plantas nucleares japonesas. Previamente ya había advertido sobre los riesgos sísmicos que corrían las plantas de energía nuclear, pero sus comentarios del jueves llegan en momentos en que crece la oposición a la utilización de energía nuclear en Japón, que depende de este tipo de energía para producir una tercera parte de su consumo eléctrico.