Estados Unidos pondrá en el mercado hasta 30 millones de barriles de petróleo de su reserva estratégica como parte de un esfuerzo internacional para compensar los trastornos en el suministro de Oriente Medio.

El secretario de Energía de EE.UU., Steven Chu, indicó en un comunicado que Estados Unidos y sus socios en la Agencia Internacional de Energía han decidido poner en el mercado hasta 60 millones de barriles de crudo en el curso de los próximos 30 días.

"Adoptamos esta medida en respuesta a la pérdida actual de crudo debido a problemas en el suministro en Libia y otros países y su impacto en la recuperación económica global", indicó Chu.