La campaña de bombardeos aéreos de la OTAN sobre Libia le ha costado a Gran Bretaña cerca de 250 millones de libras esterlinas (400 millones de dólares) hasta el momento, señalaron funcionarios de la defensa británicos.

El secretario británico de la Defensa Liam Fox deberá presentar una declaración por escrito a los legisladores en la que detallará los costos de la campaña aérea.

Las cifras más recientes demostraron que desde el comienzo de la misión el 19 de marzo y hasta el 14 de junio, los aviones y helicópteros británicos han efectuado unas 200 incursiones en las cuales se han disparado sus armas.

Antes de su declaración, Fox dijo que Gran Bretaña y sus aliados habían utilizado "armas caras de precisión" en Libia, en un intento encaminado a minimizar las bajas civiles.

En marzo, el secretario del Tesoro, George Osborne, dijo que la campaña costaría "decenas de millones, no cientos de millones" de libras (dólares).