La producción mundial de opio disminuyó considerablemente el año pasado debido a una plaga en Afganistán pero se espera que repunte, mientras que el cultivo de coca y la producción de cocaína también bajaron, reportó el jueves la ONU.

Simultáneamente, Estados Unidos se mantuvo como el mayor mercado de cocaína en el mundo, y la demanda europea estaba acercándosele, precisó en su informe anual la Oficina Sobre Drogas y Delito, de las Naciones Unidas.

El cultivo mundial de coca cayó en una sexta parte en el 2010, acompañado de una disminución significativa de la producción de cocaína en Colombia, un importante proveedor.

La agencia dijo que casi el 5% de la población mundial consumió drogas ilícitas por lo menos una vez en el último año, y muchos usuarios pasaron de los opiáceos a drogas sintéticas y recetadas como sustitutos.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, resaltó los vínculos entre el mercado mundial de los estupefacientes, el terrorismo y la inestabilidad mundial, en una declaración que acompaña el informe.

"El mercado anual de 61.000 millones de dólares de opiáceos afganos está financiando la insurgencia, el terrorismo internacional y una mayor desestabilización", dijo Ban. "En el Africa Occidental, el comercio mundial de cocaína por 85.000 millones de dólares exacerba la adicción y el lavado de dinero, a la vez que aviva la inestabilidad política y las amenazas a la seguridad".

"Cada 1.000 millones de dólares de cocaína pura traficada por vía de Africa Occidental produce más de diez veces más cuando se vende en las calles en Europa", agregó.

El informe enumera el cannabis como la droga ilícita más producida y consumida, y dice que hasta 203 millones de personas — un 4,5% de la población mundial — la consumieron por lo menos una vez dentro de un período de doce meses.

La producción de opio declinó el 38% el año pasado debido a la plaga en Afganistán. En parte, la declinación afgana la compensó Mianmar (Birmania), donde el cultivo subió un 20% en el 2010, dando a esa nación un 12% de la producción mundial.

Mientras las cosechas pobres significaron una declinación del 45% en la producción mundial de opio entre 2007 y 2010, esa retracción parece temporal, agregó la agencia. El titular del organismo, Yuri Fedotov, pronosticó "una recuperación a altos niveles en el 2011".

En cuanto a la cocaína, Estados Unidos siguió siendo el principal mercado, con un consumo calculado en 157 toneladas en el 2009, equivalente al 36% del total mundial. Europa, particularmente occidental y central, le seguía con un consumo calculado en 123 toneladas.

La agencia de la ONU notó "declinaciones masivas en años recientes" del consumo mundial de cocaína. De todos modos, acotó que el consumo en Europa se ha duplicado en la última década, con una estimación del mercado europeo de la cocaína en 36.000 millones de dólares, muy cerca de los 37.000 millones de dólares en Estados Unidos.

Como muchas naciones combaten la producción y el narcotráfico, los consumidores se vuelcan a los sustitutos de los estupefacientes ilícitos como cocaína o éxtasis. El uso de la metanfetamina, altamente adictiva, está aumentando en el este de Asia y las cifras a partir del 2009 también indican un alza en América del Norte después de varios años de declinación.

"Las drogas causan unas 200.000 muertes al año", afirmó Fedotov. "Como las personas con graves problemas de drogas constituyen el grueso de la demanda de drogas, tratar este problema es uno de los mejores medios para reducir el mercado".