Un mayor de Ejército colombiano fue afectado con orden de ingreso a prisión por "existir indicios graves" de su participación en el homicidio de un joven en un caso más de "falsos positivos", informaron hoy fuentes judiciales.

La medida ordenada por la Fiscalía afecta al mayor Orlando Arturo Céspedes Escalona.

La detención, con carácter de preventiva, sin embargo, no tiene beneficio de excarcelación, añadió la Fiscalía en un comunicado de prensa.

Según estableció el ente acusador, el 3 de noviembre de 2007 el joven Juan Carlos Santos Ortega "fue conducido mediante promesas de empleo desde Sincelejo hasta la finca La Quinta (...) al municipio de San Benito Abad (en el departamento de Sucre, norte), donde fue ultimado por tropas de la Fuerza de Tarea Conjunta de Sucre".

Las mismas tropas "reportaron haber dado de baja en combate a un delincuente en desarrollo de la 'Operación Excalibur'", añadió el reporte.

Para un fiscal de Derechos Humanos, el oficial Céspedes Escalona incurrió, presuntamente, en los delitos de concierto para delinquir agravado, desaparición forzada agravada y homicidio en persona protegida.

Céspedes Escalona está privado de la libertad en una guarnición militar de Bogotá.

Los "falsos positivos" son casos de asesinatos de civiles a manos de uniformados, cuyas víctimas eran presentadas luego como rebeldes caídos en combate y con esos resultados recibían dádivas, como permisos especiales por parte de sus superiores.

Las autoridades colombianas consideran que esos casos de ejecuciones extrajudiciales podrían superar los 1.200, mientras la Justicia investiga a centenares de militares involucrados en los mismos.

El escándalo de los "falsos positivos" se desató a fines de 2008 tras la desaparición de 14 jóvenes que vivían en Soacha, localidad cercana de Bogotá, falsamente reportados por el Ejército como muertos en combates en el noreste del país.