Fuerzas especiales del ejército de Filipinas atacaron el miércoles un campamento selvático del grupo extremista Abu Sayyaf en el sur de Filipinas y atraparon a dos combatientes quienes se cree que tenían a tres rehenes filipinos capturados por la organización vinculada con la red terrorista al-Qaida, dijeron las autoridades.

No se encontraron señales de los tres rehenes en el campamento, que fue atacado antes del amanecer cerca de la localidad de Sumisip, en la isla de Basilan. Otros tres hombres detenidos por los soldados fueron identificados por las autoridades locales como campesinos que suelen caminar por la zona y serán liberados, indicó el vocero del ejército, el mayor Harold Cabunoc.

Un integrante recientemente capturado del Abu Sayyaf guió a los soldados hasta el campamento cerca de la localidad de Cabengbeng, sorprendiendo a los extremistas mientras dormían.

Aproximadamente 10 de ellos lograron escapar mientras que otros dos fueron atrapados con cinco fusiles de asalto y municiones, indicó Cabunoc.

Los tres rehenes que mantenían para cobrar rescates son un niño y a dos empresarios que fueron secuestrados en los últimos meses. Un cuarto rehén, el ingeniero filipino Virgilio Fernández, logró escapar de manos de sus secuestradores la semana pasada y las autoridades lo entregaron a sus familiares.