El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, felicitó hoy al primer ministro griego, Yorgos Papandréu, por el voto de confianza recibido por el Parlamento heleno, crucial para el avance en la adopción de nuevas medidas de austeridad y reformas para evitar la bancarrota.

En esa conversación telefónica, según un comunicado de la sede de la Presidencia gala, Papandréu le confirmó su determinación a mantener la política de recuperación económica.

Por su parte, Sarkozy, según la nota, le garantizó el apoyo del país y su solidaridad en la continuación de esa acción, calificada por el presidente de "valiente y necesaria".

Tras el voto de confianza que recibió el martes en el Parlamento griego, Papandréu deberá ahora conseguir que la Cámara apruebe a fines de mes el nuevo acuerdo de recortes, despidos, impuestos y privatizaciones para convencer a los socios de la zona del euro y al FMI de sus intenciones de sanear las cuentas del país para seguir recibiendo ayuda externa.

La semana pasada Sarkozy había alcanzado con la canciller alemana, Angela Merkel, un acuerdo para implicar a los acreedores privados en el rescate griego, en el que aunque no dieron detalles sobre cómo se establecería esa aportación, insistieron en que el desbloqueo del segundo paquete de rescate debía producirse "lo antes posible".