En un intento por reducir los homicidios y riñas callejeras, la alcaldía de Bogotá divulgó un decreto que restringe el horario de venta de licor en tiendas a partir del 23 de junio.

La restricción es sólo para supermercados y tiendas de abarrotes, al menos 80.000 locales en toda la ciudad, pero no para restaurantes y bares, explicó el miércoles la alcaldesa Clara López.

Bogotá es una ciudad de unos ocho millones de habitantes y con vibrante actividad nocturna.

La venta de licor se permitía desde las 10:00 de la mañana hasta las 3:00 de la madrugada, pero con el nuevo decreto se podrá vender sólo hasta las 11:00 de la noche, agregó la alcaldesa en entrevista telefónica con la AP.

De acuerdo con López, estudios de su despacho indican que de unas 100.000 riñas que se registran en la ciudad cada año, al menos 85% se relaciona con consumo de alcohol. La mayoría de esas riñas se da en pequeños locales de tiendas de abarrotes donde los fines de semana, por ejemplo, las personas se congregan a beber.

Bogotá tiene actualmente una tasa de 20 homicidios por cada 100.000 habitantes, ligeramente por debajo de los 23 homicidios por cada 100.000 habitantes del año pasado, aseguró López.

De enero a mayo en esta capital han sido asesinadas 644 personas, comparadas con las 664 del mismo período del 2010, de acuerdo con datos de la alcaldía.

"Esta medida tiene como objetivo reducir los índices de riñas que se presentan en la capital, las cuales vienen en incremento especialmente los fines de semana, y hemos detectado que muchas de ellas están asociadas al exceso de consumo de alcohol", aseguró López, citada en un comunicado de la Alcaldía en su página de internet.

Dijo que la medida fue consultada con representantes del sector comercial y que le dieron su apoyo.

A las personas que violen el horario de restricción de expendio de licor se les impondrán multas hasta de dos salarios mínimos legales mensuales, es decir poco más de un millón de pesos (unos 55 dólares), de acuerdo con el decreto.

En el caso de los establecimientos comerciales que incumplan la nueva norma, la policía podrá imponer una medida de cierre temporal por siete días.