Dentro del panteón de películas animadas de Pixar que atraen tanto a adultos como niños, "Cars" es un filme que se dirige puramente a los pequeños.

Aunque los críticos prefieren la resonancia sentimental de "Up" o las reflexiones sobre la mortalidad de "Toy Story 3", en el caso de los más pequeños "Cars" es el filme que más emociona.

Desde su estreno en 2006, "Cars", ha sido la gran sensación entre aquellos cuyo pies todavía no alcanzan el pedal del acelerador, y "Cars 2", que llega a los cines en Estados Unidos el viernes, ya está inspirando una respuesta similar.

David W. Wright, un residente de Florida de 40 años y padre de un fanático de Cars de 4 años, dice que él y su hijo han visto a "Cars" unas "200 veces, más o menos".

"Después de un rato, después de las primeras 40 veces, pensé, "Ay, no puedo ver esto una vez más", dijo Wright, quien escribe sobre sus experiencias como padre en la página de internet BloggerDad.com.

Wright premia a su hijo por portarse bien en el preescolar con un nuevo juguete de "Cars". Esos se suman a sus zapatos, cobijas y libros de "Cars."

La experiencia de la familia Wright no es inusual.

El filme ha recaudado para Walt Disney Co., dueña de Pixar, más de 8.000 millones de dólares en ventas comerciales. Disney estima que las ventas de productos relacionados con "Cars 2", que llegaron a las tiendas en mayo, superarán los 2,400 millones que ganó "Toy Story 3" el año pasado.

Los pequeños fanáticos de "Cars" pueden amanecer con un despertador de "Cars", empezar el día con un baño de burbujas de "Cars", cepillarse los dientes con un cepillo de dientes de "Cars", ponerse colonia de "Cars" para niños, tomar vitaminas "Cars", tirar sus pijamas de "Cars" en una cesta de ropa sucia de "Cars", y comer cereal de "Cars" en un cerealero de "Cars" encima de un mantel individual de "Cars."

"Es un fenómeno", dijo Tony Lisanti, editor de la revista License! Global. "Podría ser unos de los programas de licencia de marcas y mercadeo más grandes en la historia".