Para Lindsay Lohan, el arresto domiciliario tiene ciertos beneficios.

La actriz, de 24 años, dice que desde que fue confinada a su casa de 914 metros cuadrados (3.000 pies cuadrados) en Venice Beach en California, ha visto películas y programas de televisión, evitado la curiosidad pública y ha tenido tiempo para terminar de decorar su casa y patio.

"Seguramente no lo hubiera hecho si no hubiera estado en casa", Lohan dice en una entrevista con la revista Life & Style que será publicada el viernes.

Lohan esta cumpliendo con arresto domiciliario una sentencia de 120 días en la cárcel por violar los requisitos de su libertad condicional cuando se llevó un collar de una joyería en enero. Se espera que cumpla unos 35 días de la sentencia, que empezó el mes pasado.

Aunque reconoce que no es ideal estar encerrada en sus casa, Lohan dijo que aprecia estos momentos a solas.

"Hay tantas cosas que uno puede hacer", dijo la actriz. "Es una manera agradable de leer guiones y enfocarme en lo que voy hacer próximamente".

Pero Lohan admitió que no ve la hora de volver a hacer cosas que había menospreciado, como caminar por su vecindario, ir de compras o comer en un restaurante. Recientemente, se le negó permiso de salir de su casa para celebrar el 16to cumpleaños de su hermano, lo cual dijo la "entristeció".

En la entrevista, Lohan también respondió a críticas que su arresto domiciliario es una pena demasiado ligera. Dijo que es una pena común y que es una alternativa mejor a una celda en la cárcel de Lynwood.

"Es un lugar aterrador y no se lo deseo a nadie", dijo Lohan.

Agregó que está impaciente por empezar el servicio comunitario que es parte de sus sentencia.

"Quiero terminarlo para poder trabajar en agosto y septiembre", dijo.

Lohan afirma que ya no consume alcohol, pero no quiso prometer que evitaría los clubes nocturnos.

"Pienso que uno nunca deber decir nunca", explicó.

___

En internet:

http://www.lifeandstylemag.com/