La Agencia Espacial Europea (ESA) informó hoy de que con los contratos firmados en el salón aeronáutico de Le Bourget se completa la red mundial desplegada para poder poner en marcha los servicios del sistema de navegación Galileo, del que el próximo octubre se lanzarán los dos primeros satélites operativos.

La ESA precisó en un comunicado que el Galileo abarca "más que satélites en el espacio": una compleja infraestructura territorial que controlará esa futura constelación de satélites y mantendrá los servicios de navegación.

De los seis paquetes de trabajo necesarios para poder operar, cuatro ya se han aplicado, y hoy se rubricaron los contratos relativos a los dos últimos, uno de ellos con la compañía Thales Alenia Space Francia, y el otro con Astrium.

El firmado con Astrium completa la red dirigida a monitorizar y controlar los satélites y los elementos de tierra, que en su primera fase operacional puede tener a su cargo una constelación de hasta 18 satélites.

Según un comunicado de Astrium, dicho contrato, al frente del cual estará un equipo de la compañía en el Reino Unido, cubre la provisión de una nueva instalación en Fucino (Italia) y la expansión del centro de control de Oberpfaffenhofen, en Alemania.

El segundo contrato, con Thales, abarca la parte que provee los elementos que apoyan los servicios de navegación y mantienen su precisión, necesarios porque tanto los relojes como los propios satélites están sujetos a cambios.

La Comisión Europea anunció en mayo que la UE lanzará el próximo 20 de octubre desde de la base de Kurú, en la Guayana francesa, los dos primeros satélites operativos del sistema Galileo, que previsiblemente estará en funcionamiento a partir de 2014.