Un juez federal en Knoxville falló que los jornaleros hispanos no tienen que facilitar su estatus de inmigración a un patrono al que han demandado para recuperar salarios perdidos.

David Dunaway, abogado de Baird Tree Company, con sede en Caryville, sostuvo que los inmigrantes sin papeles no tienen derecho a recuperar salarios perdidos que no podían haber obtenido legalmente en primer lugar. La firma quiere saber cuáles de los 21 demandantes se encuentran ilegalmente en Estados Unidos.

Empero, el juez federal Bruce Guyton falló a principios de mes que los jornaleros deben recibir la paga por las horas trabajadas, sin consideración a su situación de inmigración, según el diario Knoxville News Sentinel.

El fallo es el primero de su clase en el Sexto Circuito, aunque en 2002 la Corte Suprema federal falló que la empresa tenía derecho a conocer el estatus del empleado José Castro, quien exige en su querella recuperar los salarios perdidos tras haber sido despedido por hacer actividades prosindicales.

Es ese caso, la Corte Suprema falló que otorgar a un inmigrantes ilegal salarios no ganados era contrario a la ley federal de inmigración, que prohibe la contratación de indocumentados.

Empero, Guyton dijo que este caso es diferente. Mientras que Castro pedía "salarios no ganados", los ex empleados de Baird piden la paga por horas ya trabajadas.

Los tribunales inferiores fallaron generalmente que las empresas no pueden negar a sus empleados los salarios ya ganados con la excusa de que son inmigrantes sin papeles, según el fallo.