Varios hispanos homosexuales en Nueva York pasaron el miércoles pendientes de internet y la televisión, ansiosos por saber si el estado se convertirá en el sexto del país en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El foco de atención fueron los legisladores republicanos del Senado estatal, que se reunieron en Albany a puerta cerrada para hablar sobre el controvertido proyecto de ley. Los políticos podrían votar sobre el tema el mismo miércoles, después de que la propuesta fuera aprobada por la Asamblea estatal la semana pasada.

"Siento alegría. Espero que podamos lograr la igualdad para nuestras parejas. Me preocupa no tener igualdad porque tengo una hija y es importante que la podamos proteger", dijo Lillian Rivera, una lesbiana de origen puertorriqueño, que se casó en el 2008, en California, con su novia mexicana Elsa Vasquez.

Rivera pasó el miércoles navegando en portales informativos de internet para ver como avanzaban las negociaciones en la sede del gobierno estatal.

La hispana de 39 años vive en Nueva Jersey y ella y su compañera aprovecharon la legislación de ese estado para obtener una unión civil. Ambas siguen pagando sus impuestos de forma separada porque el gobierno federal no reconoce matrimonios del mismo sexo, pero al menos ahora, la pareja es la guardiana legal de la que hija que tienen, Olivia Rivera Vasquez, de dos años.

Si se aprueba el matrimonio en Nueva York, Rivera y Vasquez se casarán en el estado, aseguró la abogada.

Henry Velandia, un venezolano de 27 años, se casó de hecho con el estadounidense Josh Vandiver el año pasado, en Connecticut. Velandia describió como un importante "paso adelante" la potencial aprobación del matrimonio gay en Nueva York.

Julio Gaggia, un venezolano gay de 25 años que vive en Nueva York, dijo estar contento, pero sorprendido.

"A mi no cabe en la cabeza el motivo por el cual este tema sigue siendo un gran dilema. No es una enfermedad ser gay, no es algo abominable, somos seres humanos", dijo Gaggia, que nació en Valencia, Venezuela.

La Asamblea estatal aprobó el proyecto de ley el miércoles por la noche con 80 votos a favor y 63 en contra, enviándolo así al Senado. El gobernador Andrew Cuomo, quien se ha posicionado como defensor de la iniciativa, introdujo la propuesta.

Massachusetts, Connecticut, Iowa, Vermont y Nuevo Hampshire, además del Distrito de Columbia, ya ofrecen licencias matrimoniales para personas del mismo sexo.

La Organización del Clero Hispano de Nueva York viajó el miércoles a Albany para protestar la posible aprobación de la medida. Les acompañó el senador hispano Rubén Díaz, quien se opone al proyecto de ley. La Organización del Clero Hispano es un grupo evangélico de más de 150 pastores y ministros.

"Se está intentando imponer algo a través de la legislatura. Que sea el pueblo el que decida, este es un país democrático", dijo la portavoz dominicana del grupo, Samaris Gross. "A nosotros no se nos da ninguna opción a decidir y esto es una abominación ante los ojos de Dios".

Un total de 31 senadores, incluidos dos republicanos, están a favor de la iniciativa, pero se necesita un voto republicano más para que sea aprobado.

"Lo que pasa ahora en el Senado es como otro granito de arena, aunque técnicamente sea inútil a la hora de tener derechos, porque a nivel federal no se reconocen", opinó Gaggia.

_______________

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens