El gobierno de Estados Unidos ofreció incrementar este año hasta 300 millones de dólares su ayuda con fines de seguridad para Centroamérica, que organizaron una cumbre para recaudar financiamiento para un plan que aplaque la rampante violencia en la región.

La secretaria de Estado Hillary Clinton anunció el miércoles los nuevos fondos durante la conferencia inaugurada poco antes por el mandatario de Guatemala, Alvaro Colom, quien señaló la "corresponsabilidad" que tienen en la creciente criminalidad que golpea a Centroamérica los países que representan el principal mercado para la droga, como Estados Unidos y Europa.

Los recursos estadounidenses han sido ya en parte asignados o van a ser transferidos de otros programas. La nueva cifra representa un aumento de más del 10% respecto a los 260 millones de dólares desembolsados con esa misma finalidad el año pasado.

El presidente de Guatemala inauguró el miércoles la Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica con la esperanza de que la cooperación internacional financie los esfuerzos regionales para combatir la criminalidad. El plan tiene un costo de unos 900 millones de dólares.

Sumida en una violencia que deviene históricamente de problemas estructurales de pobreza y marginación, más un fenómeno de violentas pandillas juveniles, la región centroamericana últimamente ha sufrido el embate de carteles del narcotráfico.

Los traficantes de drogas han desplazado sus operaciones a esta zona debido a la persecución que sufren en México y Colombia, los dos grandes frentes de la guerra internacional contra las drogas.

"Estas agresiones (del crimen) pueden amenazar nuestras democracias y nuestros estados de derecho" dijo Colom en su discurso inaugural de la conferencia.

"Por aquí pasa todo lo bueno pero también todo lo malo: el tráfico de armas, el lavado de dinero, el narcotráfico, el tráfico de personas" añadió.

Estados Unidos ha destinado desde el 2000 hasta el 2010 unos 7.000 millones de dólares para el plan Colombia, que contempla la lucha contra el narcotráfico y las guerrillas en esa nación sudamericana. Para este año la Casa Blanca propuso al Congreso destinar 400 millones de dólares para este programa.

A México el gobierno de Washington le ofreció en el 2007 1.300 millones de dólares canalizados a través de la Iniciativa Mérida, un mecanismo para proveer equipamiento y entrenamiento durante tres años. Hasta ahora ha entregado cerca de 416 millones de dólares en el marco de ese acuerdo.

Mauricio Funes, presidente de El Salvador, dijo que el principal obstáculo que enfrenta el crecimiento económico en su país es la delincuencia común y el crimen organizado.

"El tráfico de personas, el robo de armas, la actividad de pandillas, las extorsiones, atentan contra la vida de nuestros ciudadanos y pone en grave riesgo la institucionalidad democrática de nuestros estados", señaló Funes.

Sin embargo, el principal donante, Estados Unidos, reprochó a inicios de semana que hay países del istmo, que no especificó, en donde la recaudación tributaria no llega ni al 10% del Producto Interno Bruto, lo que consideró insuficiente.

Clinton expresó en su mensaje que "los ricos de cada país deben pagar impuestos justos, la seguridad no debe financiarla los pobres".

El presidente guatemalteco planteó antes de la inauguración que Centroamérica evaluará un gravamen regional que financie los planes de seguridad.

"En la mesa de trabajo de mañana de los ministros de finanzas se va a discutir la posibilidad de un planteamiento centroamericano de un impuesto para la seguridad y la lucha contra el crimen organizado. Sería un impuesto de igual naturaleza para toda la región un impuesto adicional a lo que cada país ya tiene", declaró Colom a periodistas.

Pero también arremetió sobre la "corresponsabilidad" en la violencia. Afirmó que Estados Unidos consume el 83% de la droga que transita por Centroamérica, mientras que el otro 17% lo consume Europa.

"Ellos tiene un compromiso moral de reducir el consumo y controlar las armas y los flujos monetarios", expresó Colom.

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, introdujo una perspectiva diferente al debate, al recomendar que se descriminalice el consumo de drogas en la región para abordarlo como un problema de salud pública.

También propuso que se cree "un fondo de compensación para el combate de la delincuencia transnacional en Centroamérica al cual tendrían acceso los países de la región y estarían bajo un estricto escrutinio".

El presidente Daniel Ortega de Nicaragua manifestó que "los países desarrollados no le dan a este tema la importancia debida y lo tratan como hacerle un favor a los centroamericanos cuando es un problema mundial".

La cumbre cuenta con los presidentes de Centroamérica, Belice, Panamá, México y Colombia, Clinton y su subsecretario para asuntos del hemisferio occidental, Arturo Valenzuela; la subsecretaria española de cooperación Trinidad Jiménez y representantes de otros gobiernos y organismos multilaterales.

El presidente Juan Manuel Santos dijo que en Colombia "hemos aprendido que tenemos que pegarles a todos los eslabones de la cadena, pegarles sin contemplaciones, desde el cultivo de la droga, el procesamiento, los laboratorios, el transporte, el consumo, el lavado de activos, la incautación de los bienes... hemos aprendido a como ser más afectivos, y esos es lo queremos nosotros compartir con ustedes".

Ofreció colaborar en la creación de centros regionales contra el lavado de activos, de poligrafía, de intercambio de datos sobre delincuentes y de control de armas. Puso a disposición de Centroamérica los centros de entrenamiento de sus fuerzas y ayudar a crear otros.

Señaló que "hace 12 años (Colombia creó) una unidad de información financiera, en donde podemos rastrear el dinero de cualquier cuenta sospechosa, hemos puesto legislación que obliga a los bancos a darnos esa información" y destacó que México y Colombia "estamos conectados... en tiempo real. Llega una persona sospechosa de México... (e) inmediatamente podemos detectar si tiene algún antecedente judicial, quién es y por qué está, y viceversa".

El canciller de Guatemala, Haroldo Rodas, dijo que la cooperación internacional "invierte un (dólar) de cada 40 dólares que la región centroamericana invierte en temas de seguridad", por lo que pidió colaboración para enfrentar la problemática de inseguridad en la región.