Organizaciones pro inmigrantes y defensoras de Derechos Civiles rechazan las acusaciones del senador republicano y ex candidato presidencial republicano John McCain contra los inmigrantes indocumentados de ser los causantes de los incendios en Arizona. El verdadero incendiario es McCain coinciden algunos de los consultados.

El senador no hace mucho esfuerzo para mostrarse como el antiinmigrante que es. Cuando lo hace le sale por los poros, transpira odio. Su acusación ha echado más leña al fuego para avivar el clima de anti tolerancia y discriminación contra los inmigrantes.

En ese sentido se pronunció el Consejo de Inmigración de Estados Unidos (The American Immigration Council's) al señalar que mientras el Servicio Forestal afirmó que no existe evidencia que pueda probar que los inmigrantes causaron los incendios, el senador McCain ha convertido la tragedia de un desastre natural en un tema de debate llamando a la necesidad de más seguridad en la frontera.

El Consejo agregó que por desgracia McCain lo único que hace es abrir una página del manual de restricciones de inmigración, "Gente como McCain han culpado a los inmigrantes de todo, desde el calentamiento global, la crisis de las hipotecas, la epidemia de gripe porcina y la lepra". El Consejo de Inmigración se pregunta ¿Por qué es mucho más fácil reactivar el miedo en lugar de avanzar en una agenda en la que se participe en una conversación civilizada? Hay que reformular el debate y abordar la realidad del problema migratorio, que aunque es más difícil, es mucho más constructivo, destacó la entidad.

McCain ha desatado un incendio político de proporciones incontrolables. Las reacciones e seguían produciendo de costa a costa una vez que el senador McCain se ratificara ayer de sus controversiales declaraciones del fin de semana.

En las calles de Nueva York, inmigrantes jornaleros mostraron su preocupación sobre las acusaciones del político republicano.

"Ya ve usted, no se pierden una oportunidad para echarnos la culpa de todo. Ahora no sólo les quitamos los trabajos y somos delincuentes, también encendimos la mecha" dice Pastor Rodríguez, un inmigrante salvadoreño.

"Venimos a trabajar, como se les ocurre que podemos ser tan malos en causar incendios. Somos gente honesta, por Dios, por qué nos odian" exclamó Leopoldo Arias, trabajador de construcción originario de Puebla, México.

En su afán de captar la atención McCain es capaz de todo. Esta vez ha querido aprovechar el daño causado por los incendios para nuevamente arremeter contra los inmigrantes. Hay que establecer que McCain está en campaña para reelegirse como senador y en ese propósito no ha dudado en apelar a la retórica del miedo usando a los inmigrantes como "chivo expiatorio".

Clarissa Martínez de Castro, directora de inmigración y Campañas Nacionales del Consejo Nacional de la Raza (NCLR por sus siglas en inglés) en declaraciones a la cadena de televisión ABC también rechazó las declaraciones del senador Jhon McCain, "Lo triste es que la intención es bastante clara, y era demonizar a los inmigrantes y a los latinos", enfatizó.

De su parte Jerry Kammer del Centro para Estudios de Inmigración observó que el tema de quién o qué ha provocado devastadores incendios de Arizona, debe aplicarse con rigor, con el debido cuidado, no para relacionarlo injustamente con el tema de la inmigración ilegal.

Kammer escribió en el sitio de la organización que el senador John McCain en efecto no ofreció ninguna prueba para apoyar su afirmación de que algunos de los incendios son causados ​​por inmigrantes ilegales, pero según Kammer si existe evidencia que respalde esa sospecha y cita a los periodistas de Arizona Leo Banks y Brady McCombs quienes pusieron en duda la falta de vigor en la investigación sobre los incendios. Con estos antecedentes sugiere Kammer se espera que las autoridades federales, cuya investigación ha sido puesta en duda, presenten pruebas sobre el caso.

El congresista demócrata Raúl Grijalva, representante del distrito 7 de Arizona también rechazó las acusaciones de McCain, "Todas las desgracias se culpa a los inmigrantes indocumentados. Ellos se están convirtiendo en un "chivo expiatorio" en todo el sentido de la palabra. Si esto sigue así, significa que los inmigrantes ilegales son culpables de los derrames de petróleo en el Golfo, la depreciación del valor de las casas, juanetes, dolores de cabeza, atascos de tráfico, el precio alto de los combustibles, el smog".

En su momento McCain fustigó a los demócratas acusándolos de politizar el tema de los incendios y de promover una agenda política pero Grijalva replicó que "eso es lo que hace exactamente McCain".

Estados Unidos encara una de las peores temporadas de incendios forestales. Los flagelos generalmente arrecian en verano, a la fecha se han reportado incendios en 12 estados, los mayores se han reportado en Nuevo México, Texas y los más graves al momento en Arizona. En la parte central de Arizona los incendios han arrasado unos 450 kilómetros de bosques y pastizales desde el pasado 8 de mayo en que se iniciaron.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino