Uno de los mayores misterios de la política argentina de la última década se ha develado: la presidenta Cristina Fernández buscará la reelección en los comicios de octubre, en los que se perfila como favorita gracias al respaldo popular que goza por el crecimiento económico del país, la ausencia de un contrincante de peso y la imagen de viuda en duelo que ha construido.

"¿Cómo voy a aflojar y no seguir adelante?", dijo Cristina Fernández, quien esperó casi hasta el límite permitido por la ley para anunciar su decisión. "Como hemos hecho toda la vida quienes militamos en el movimiento nacional: seguiremos trabajando con el compromiso que hemos construido y reconstruido esta patria".

En términos electorales, analistas consultados por la Associated Press coinciden en decir que bajo el actual escenario político sólo una debacle impediría su reelección. Lo que no está claro es si Fernández ganaría en la primera vuelta, a celebrarse el 23 de octubre, o en la segunda, que se adelantaría el 20 de noviembre.

De obtener la reelección, el kirchernismo completará 12 años consecutivos en el poder, un hito que no tiene antecedentes en los períodos democráticos de la historia argentina.

"Si no hay ningún evento excepcional, considero que gana en primera vuelta", dice Sebastián Juncal, del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES). "La oposición está muy desorientada y cada paso que da en sus alianzas es oscilante, sus chances son muy bajas porque no pueden traducir un mensaje y un proyecto claro que interese al electorado".

Si las elecciones fueran hoy, Fernández obtendría el 47% de los votos, seguida por Ricardo Alfonsín, de la Unión Cívica Radical (UCR) con 15%, y el ex mandatario Eduardo Duhalde con el 7%, según la última encuesta del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP).

"La gente vota proyectos de gobernabilidad y poder, no vota en contra de... El oficialismo es el único que tiene proyecto de poder en el país", dice Roberto Bacman, analista del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP).

"Fuera de Cristina, nadie tiene una propuesta", dice Stefanía Sangueso, de 52 años, empleada de limpieza de un edificio de oficinas. "El resto de los candidatos hablan, hablan pero no proponen nada serio".

Para ganar en primera vuelta, debe obtener 45% de los votos ó 40% si tiene una diferencia de 10 puntos sobre el segundo.

En los sondeos de las consultoras Management & Fit y Giacobbe & Asociados, la gobernante no alcanza el 40%.

Un buen momento para probar la certeza de estas encuestas y opiniones vendrá con las elecciones primarias, abiertas y obligatorias, que se celebrarán el 14 de agosto.

En ellas competirán todos los partidos políticos independientemente de contar con un sólo postulante.

Fuera de que Fernández no tiene un contendor con un proyecto político claro, su candidatura descansa además sobre tres pilares fundamentales: la viudez, el liderazgo que ha mostrado ante la ausencia de su esposo y el desempeño de la economía.

Tras la repentina muerte de Kirchner el 27 de octubre pasado, Fernández invirtió la imagen negativa de los dos últimos años y puso un empeño inusitado en resaltar su viudez llevando un estricto luto, pese a que el protocolo no la obliga.

"Cristina tiene los ovarios más grandes que una casa", dice la empleada de limpieza Sangueso. "Desde el primer día vi que tenía las agallas que no tienen todas las mujeres. Me pregunto cuántas mujeres se hubieran mantenido en pie después de la muerte de su marido, con tantas responsabilidades a su cargo y tantos buitres dando vueltas. Lo ha hecho muy bien".

El luto le ha servido, además, como un escudo protector de las críticas pues no ha sido fácil para sus rivales cuestionar públicamente a una viuda.

A su vez, logró mostrarse firme en la conducción del país sin el respaldo del político más influyente de Argentina en la última década y a quien todos consideraban el verdadero poder en las sombras.

"Ella pudo construir un liderazgo afectivo después de la muerte de Néstor", dice Hugo Haime, de la consultora Haime & Asociados. "La viudez es un elemento psicológico que juega y también que ya no está tapada por su pareja. Fue un mérito mostrar liderazgo en una circunstancia tan difícil".

Los analistas consideran aún más relevantes los ocho años consecutivos de crecimiento económico que ha gozado el país, así como medidas de alto impacto social como la asignación mensual de 50 dólares en efectivo por cada hijo menor de 18 años a familias compuestas por trabajadores informales, desempleados, o empleados del servicio doméstico.

Esta asignación mensual también beneficia a embarazadas desde la semana 12 de gestación.

Desde la llegada de los Kirchner al poder en 2003, la economía ha crecido por encima del 7% anual. Llegó a un techo del 9,2% en 2005 y 2010.

La única excepción ocurrió en 2009 cuando la economía apenas se expandió el 0,9% a causa de la recesión global.

Para este año se prevé un crecimiento económico del 4,3%.

Pero Cristina no tiene el camino a la reelección pavimentado. Los aspectos más controvertidos de su gestión --como la manipulación de las estadísticas oficiales, la falta de calidad institucional, la presión contra los medios de comunicación independientes a través de la asignación de pauta publicitaria oficial y la corrupción-- podrían pasarle una cuenta de cobro.

Semanas atrás, el oficialismo se vio sacudido por las graves denuncias contra un ex apoderado de las Madres de Plaza de Mayo, que son las madres de los desaparecidos de la última dictadura militar (1976-1983), muy cercanas a la presidenta.

En el poder, los Kirchner impulsaron el juicio de los militares acusados de delitos de lesa humanidad.

El abogado Sergio Schoklender está imputado por los delitos de "defraudación a la administración pública, lavado de dinero y asociación ilícita" ya que al parecer desvió fondos públicos destinados a obras sociales que desarrolla la organización para su propio beneficio.

"El caso Schoklender implica un daño político importante para el gobierno y tendrá costo electoral, aunque hoy es impreciso determinar cuánto y en cuatro meses muchas cosas pueden cambiar", dijo el analista Rosendo Fraga.

"No la voto, busco otra cosa, otro proyecto de país", dice Maximiliano Perrotta, de 24 años, estudiante de comercio exterior. "En general a la situación económica la veo mal. Veo mucha miseria, veo mucha gente que no llega a fin de mes con el salario. Desde el punto de vista familiar cuesta cada vez más vivir el día a día. Yo creo que abusó del luto para dar lástima. Se agarró de la muerte de Néstor para sacar provecho".

De hecho, en las últimas semanas y con la campaña electoral en marcha, otros candidatos comenzaron a criticar a la presidenta en términos más duros y han dejado atrás sus consideraciones para con una viuda.

El analista Haime, sin embargo, aventuró que el escándalo de las madres de la Plaza de Mayo no pone en riesgo el triunfo de Fernández.

"Hay un clima electoral de imbatibilidad del oficialismo", dijo.

----

Almudena Calatrava, corresponsal de la Associated Press en Buenos Aires, colaboró con este análisis noticioso.