El número de millonarios repartidos por el mundo aumentó el año pasado el 8,3 % hasta situarse en 10,9 millones de personas, al mismo nivel que había antes de que estallara al crisis financiera en 2008, según un nuevo estudio publicado hoy en Nueva York.

Así consta en la última edición del informe "World Wealth Report", elaborado desde hace 15 años por el banco Merill Lynch y la consultoría Capgemini, en el que se calcula que las fortunas de esas personas con más de un millón de dólares (sin tener en cuenta sus propiedades inmobiliarias) alcanza los 42,7 billones de dólares.

En 2010 también aumentó en el 10,2 % el grupo de personas con fortunas de más de 30 millones de dólares, que acumularon en su conjunto el 11,5 % más de riqueza que el año anterior.

En 2007, antes del estallido de la crisis financiera, el número de millonarios en el mundo se situaba en 10,1 millones de personas, con una riqueza calculada en 40,7 billones de dólares.

Con 3,1 millones de millonarios en 2010, Estados Unidos sigue concentrando un año más al mayor número de ricos del planeta (28,6 %), por delante de Japón y Alemania.

"Aunque más de la mitad viven en esos tres países, la concentración de millonarios se está fragmentando gradualmente con el paso del tiempo", afirmó el responsable de la división de ventas y marketing de Capgemini, Jean Lassignardie.

Así, explicó que la tendencia es que el número de millonarios en esas zonas siga decayendo a medida que aumentan en los mercados emergentes y en países en vías de desarrollo.

En América Latina aumentaron el 6,2 % el año pasado, una región con apenas medio millón de personas con más de un millón de dólares que de todas formas concentra una riqueza de 7,3 billones de dólares gracias al gran número de ricos con más de 30 millones de dólares.

De hecho, los responsables del estudio destacan que América Latina sigue siendo la región del mundo con el mayor porcentaje de individuos con más de 30 millones de dólares, el 2,4 %, frente al 0,9 % a nivel global.

En el caso de Asia y Pacífico subió un 9,7 % con 3,3 millones de millonarios que amasan una fortuna de 10,8 billones de dólares, por delante de Europa, donde aumentó un 6,3 % hasta 3,1 millones, con una riqueza conjunta calculada en 10,2 billones de dólares.