Andre Villas-Boas está a punto de convertirse en el séptimo técnico de Chelsea en los ocho últimos años tras renunciar el martes a su cargo en Porto para negociar con el club de la liga Premier.

Chelsea confirmó su interés en el timonel de 33 años, después que se pagó una cláusula de rescisión de 15 millones de euros (21,5 millones de dólares) para liberar a Villas-Boas de su contrato con el equipo portugués.

"Esperamos llegar a un acuerdo con él y hacer otro anuncio en el futuro cercano", informó Chelsea en un comunicado.

El presidente de Porto, Jorge Pinto da Costa, dijo que no le sorprendió la renuncia de Villas-Boas, especialmente después que el entrenador viajó recientemente a Londres.

"Cuando (Villas-Boas) fue un fin de semana a Londres hace cosa de un mes, hablé con (el entrenador asistente Vitor Pereira) y le pregunté si estaba listo para asumir el mando. Me dijo que sí y quedé tranquilo", comentó Pinto da Costa en una conferencia de prensa.

"El viernes pasado le advertí que estaba a punto de suceder. Lo que pasó es parte de la vida y del fútbol, y así lo aceptamos".

Pereira reemplazará a Villas-Boas, quien ha sido comparado con su mentor José Mourinho, quien también pasó del Porto a Chelsea.

Villas-Boas fue cazatalentos de Mourinho en Chelsea, y asistente de su compatriota portugués en Inter.

La prensa en Inglaterra y Portugal ha reportado que Villas-Boas estaría a punto de fichar con Chelsea por tres años. Sería el técnico más joven en la historia de la liga Premier.

El club inglés no tiene entrenador desde que Carlo Ancelotti fue despedido minutos después del último partido de la temporada.

Villas-Boas acaba de ganar la Liga Europa y el campeonato portugués.