Cada tarde, siete días a la semana, "Jeremías" va a la lavandería. Pero no a lavar sino a vender su mercancía: discos y películas "pirata".

De 50 años, originario de la ciudad de México y cuatro años viviendo en Chicago, el padre de dos, tiene más de 15 años en el negocio del entretenimiento, y elaborando él mismo su mercadería.

Todo empezó cuando aprendió a usar computadoras.

"Una de las pequeñas cosas que se pueden hacer con las computadoras son las películas. Agarro una original y le hago una copia. Un disco y hago un MP3 y los guardo en formatos más pequeños. Me empecé a aficionar a eso", reveló.

Vea aquí el video de la historia

Y es que su situación económica agravó porque se lastimó una mano, tenía que mantener a su familia, y al ver que tenía una colección de música grande, empezó a vender copias de sus discos. Y después comercializó películas también.

"Jeremías" aseguró que elaborar su material es fácil y hasta tedioso. Lo difícil es venderlas, pues debe tener material nuevo cada semana ya que sus clientes le piden los estrenos más recientes de películas. Y como va saliendo material nuevo, tiene que seguir el paso si quiere permanecer en el negocio.

"Es muy absorbente y muy drástico si no puedes tener las novedades. Si no, no hay bisne", aseguró y replicó contra el mensaje del cantante Pepe Aguilar pidiéndole al público no comprar material "pirata".

El vendedor señaló que Aguilar tiene un avión y vive en una zona muy exclusiva, y que no cree hacer la menor lesión al vender material este tipo de material.

"Yo me siento un promotor de la cultura donde les acerco el producto que jamás van a poder comprar original porque no van poder comprarlo", aseveró.

Y es que la mayoría de familias no pueden llevar a sus hijos al cine. Las entradas van desde $6.50 hasta $14; más los hot dogs, las palomitas y sodas reflejan un gasto de más de $60 para una familia de cuatro.

Muy diferente a la práctica de "Jeremías", quien vende tres películas de reciente estreno por $10.

"A la mejor no con la misma calidad, pero hay películas con mucha calidad. Y hay veces que hasta la gente compra un disco original, pero luego de haberlo escuchado en versión pirata."

Explicó que la forma más fácil de deshacerse de este tipo de vendedores es que los grandes consorcios reduzcan los precios de las mercancías y que dejen de poner una canción "buena" en un disco con más de diez canciones.

Delito o no, la gente compra películas "piratas" porque son más baratas y no pueden llevar a su familia al cine. Y los discos porque en un MP3 pueden tener toda la colección de su artista favorito.

¿Justifica usted la compra de productos "pirata"?

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino