Diputados opositores pidieron el miércoles a la Asamblea Nacional abrir una investigación sobre la violencia carcelaria y acusaron a los aliados del presidente Hugo Chávez de tratar de desviar la atención pública de un conflicto donde reclusos armados impiden desde hace seis días el ingreso de militares para retomar el control del penal.

Los adversarios del gobierno dijeron que el partido oficialista está tratando de distraer a los venezolanos, acusando a los medios de comunicación de cubrir los enfrentamientos armados en el interior de las cárceles El Rodeo I y II, localizadas a unos 50 kilómetros al este de Caracas.

En el Rodeo II, adyacente al Rodeo I, aún permanecen más de mil internos que se niegan a permitir la intervención de la cárcel por parte de los militares.

Los legisladores oficialistas afirman que los medios de comunicación, junto con varios políticos de oposición, han tratado de exacerbar el descontento entre los familiares de los reos.

"Hay que realizar una investigación sobre el tráfico de armas, drogas y municiones en los penales venezolanos", dijo el legislador opositor William Ojeda en un rueda de prensa.

Las autoridades han reconocido que es un problema importante la corrupción entre los guardias de la prisión, quienes trafican armas y drogas en los penales, pero los legisladores del partido de gobierno, que tienen la mayoría en la Asamblea Nacional, no han puesto en marcha una investigación.

En su lugar, los partidarios de Chávez se han inclinado por investigar a los medios privados supuestamente por realizar una cobertura de esos hechos violentos con la intención de "desestabilizar" al país.

Unos 5.000 efectivos de la guardia nacional intervinieron el 17 de junio el penal de El Rodeo I, bajo un intenso cruce de disparos que se prolongó por varias horas y que dejó como saldo un reo y dos guardias nacionales muertos y otros 20 militares lesionados.

Tras la intervención y la retoma del control de El Rodeo I, las autoridades incautaron siete fusiles, cinco escopetas, 20 pistolas, ocho granadas de mano, 45 kilogramos de cocaína, 5.000 cartuchos para fusil, 100 teléfonos celulares y 12 kilogramos de marihuana.

El gobierno decidió intervenir esas cárceles luego de un violento enfrentamiento entre los internos que se registró el 12 de junio y que dejó 22 muertos, entre ellos un visitante.

"Los medios tratan de desinformar para generar confusión", dijo Darío Vivas, diputado oficialista.

Vivas no mencionó a ningún canal de televisión, emisora de radio o periódico en particular en una breve entrevista difundida por la privada cadena de noticias Unión Radio, pero él y otros políticos oficialistas sostienen que los medios han tratado de avivar el descontento entre los familiares de los reclusos, al sugerir que el número de reos fallecidos podría ser mucho mayor que la cifra oficial.

En Venezuela existen 30 cárceles con capacidad para recluir a 12.500 presos, pero albergan a cerca de 49.000. Los tiroteos, violaciones y disturbios son comunes, de acuerdo con cifras de la organización local Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

Para el 2010 se alcanzó una cifra de 476 muertos y 967 heridos en las cárceles venezolanas, según reportó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.