El presidente de la Comisión Europea pidió el martes a los estados miembros que ayuden a Grecia a tener acceso a los fondos de desarrollo del bloque, de forma que pueda aumentar su competitividad y la creación de empleo precisamente cuando la reducción del gasto público y su enorme endeudamiento soberano hacen peligrar la economía helena.

Grecia negocia actualmente un segundo plan de rescate que se sumaría al crédito de contingencia que recibió el año pasado, de 110.000 millones de euros (158.000 millones de dólares). Empero, esos créditos están condicionados a que adopte nuevas medidas de austeridad, que han sumido su economía en una recesión y han creado un desempleo del 16%.

Varios políticos y economistas han pedido un plan Marshall para Grecia, una ayuda similar a la recibida por Alemania tras la II Guerra Mundial.

"Es muy importante complementar nuestros esfuerzos macroeconómicos con algo creíble", dijo el presidente de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Barroso en una conferencia de prensa.

"Si queremos obtener beneficios a largo plazo debemos comenzar a movilizar nuestros recursos con propósitos más prácticos para que el pueblo griego vea que hay esperanza y que no sólo les pedimos que hagan sacrificios", agregó.

Grecia no ha recibido miles de millones de euros de un fondo de la UE destinado a fomentar el desarrollo en las regiones pobres del bloque porque no puede financiar con fondos propios partes de los proyectos y demostrar que los utilizará de forma efectiva.

Barroso dijo que la UE podría acelerar los pagos y adelantar los fondos para ciertos proyectos, lo que daría a Grecia un acceso rápido a unos 1.000 millones de euros para hacer su tejido mercantil más competitivo y fomentar la creación de empleo y la capacitación laboral. Es una fracción de los 15.000 millones de dólares que podría recibir Grecia de la UE hasta 2013.

"Deberíamos concentrar estos fondos en los asuntos más importantes", dijo. El dinero sería entregado con "rígida supervisión" y "asistencia técnica" tanto de la Comisión como los estados miembros para asegurar que son empleados de forma efectiva, agregó.