La OTAN dijo que uno de sus helicópteros no tripulados desapareció el martes cuando volaba sobre Libia, pero negó que las fuerzas leales al líder Moamar Gadafi hayan abatido un helicóptero artillado de la alianza.

La televisión estatal de Libia transmitió el martes imágenes que parecieron ser los restos de un avión, entre ellas una hélice roja y una toma cerrada de unos distintivos en inglés.

Dijo que según fuentes militares libias no identificadas, un helicóptero artillado Apache de la OTAN cayó en Zlitan, a unos 135 kilómetros (85 millas) al este de Trípoli, la capital. La información dijo que fue el quinto helicóptero Apache abatido.

Un vocero de la OTAN dijo que la alianza perdió contacto de radar el martes por la mañana con un helicóptero no tripulado y que investiga el incidente, pero negó que la alianza hubiese perdido un helicóptero Apache.

"Este helicóptero no tripulado realizaba misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento sobre Libia, para seguir a las fuerzas de Gadafi que amenazan a la población civil, dijo el vocero Mike Bracken, quien comanda un ala de combate.

La OTAN no ha perdido helicóptero artillado alguno en Libia, insistió el vocero.

Una coalición encabezada por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia comenzó a bombardear a las fuerzas de Gadafi por mandato de una resolución de Naciones Unidas el 19 de marzo para proteger a los civiles. Posteriormente se sumaron varios países árabes.

Lo que comenzó como un levantamiento pacífico en el país contra Gadafi y sus cuatro décadas de gobierno personalista ha degenerado en una guerra civil. Los insurgentes controlan un tercio oriental del país u algunos bolsones en la zona occidental e intentan avanzar el frente desde su reducto de Misrata hacia Zlitan.

No quedó en claro si el fuego antiaéreo o un fallo mecánico causó la caída del robot.

Gran Bretaña y Francia comenzaron a usar helicópteros artillados a principios de mes como parte de la ofensiva de la OTAN, para aumentar el poderío de la alianza y su flexibilidad de maniobra contra las fuerzas de Gadafi.

___

El periodista de The Associated Press Raf Casert contribuyó a este despacho desde Bruselas.