El jefe de la confederación tribal más poderosa de Yemen advirtió el martes en una carta dirigida al rey saudí que Yemen podría precipitarse a una guerra civil si se permite el regreso del presidente Alí Abdalá Salé al país.

Salé se encuentra actualmente en Arabia Saudí, donde recibe tratamiento por las graves heridas sufridas durante una explosión en su palacio a inicios de este mes en la capital yemení que lo dejó con quemaduras severas y astillas de madera en su pecho.

En su mensaje al rey Abdulá, Sadeq al-Ahmar, influyente jefe tribal que fue aliado de Salé antes de unirse a la oposición, apeló al monarca saudí para evitar que Salé regrese a Yemen.

"Su regreso conducirá a la sedición y a la guerra civil", señaló al-Ahmar, según uno de sus asistentes. Arabia Saudí es un participante clave en Yemen, y ha presionado a Salé en el pasado para negociar un arreglo a la agitación política yemení.

El martes pasado, al-Ahmar tuvo su primera reunión con el vicepresidente Abed Rabbo Mansour Hadi desde la partida de Salé, un posible paso hacia la resolución del conflicto. El general de división Alí Mohsen al-Ahmar, quien desertó hacia la oposición y desplegó sus unidades para defender a los manifestantes, participó en el encuentro. Hadi es el presidente interino y se encuentra bajo presión para aceptar un gobierno nuevo que congele en efecto a Salé.

El asistente del jefe tribal indicó que ellos hablaron sobre los pasos para implementar un cese al fuego y retirar a las fuerzas de las calles. También hablaron sobre "maneras posibles para salir de la crisis actual", agregó, pidiendo no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar con la prensa.