Los carteles mexicanos de las drogas han realizado actividades de "exploración" en El Salvador, en especial Los Zetas que buscan reclutar policías y militares para obtener armas, dijo el martes el presidente salvadoreño Mauricio Funes.

"En El Salvador hay muchas armas en manos de la población civil que aún no han sido legalizadas como producto de los 12 años de guerra civil", señaló Funes a periodistas al término de un encuentro con empresarios mexicanos en su segundo y último día de una visita de Estado al país.

La nación centroamericana fue escenario de una guerra civil que dejó decenas de miles de asesinados y desaparecidos, y la cual concluyó en 1992 con la firma de un acuerdo de paz.

"Y el trasiego de armas es impresionante en El Salvador y es muy probable que Los Zetas estén buscando obtener armas de asalto", añadió el mandatario.

Funes destacó la importancia de un encuentro de dos días que a partir del miércoles reunirá a presidentes y líderes, en la que Centroamérica presentará una estrategia de seguridad y que busca el respaldo de naciones como Estados Unidos, Colombia y México.

"No vamos a enfrentar el crimen organizado, que tiene características transnacionales, si lo seguimos haciendo con políticas locales aisladas", dijo.

Funes consideró que junto a una estrategia de seguridad conjunta, el problema del narcotráfico comenzaría a resolverse si Estados Unidos atacara el consumo de drogas en su territorio, en virtud de que "si no hay demanda, la oferta se cae".

Afirmó que actualmente el poder económico del narcotráfico es mucho mayor que el de muchos gobiernos y que en la región centroamericana las ganancias por la venta de cocaína asciende hasta los 100.000 millones de dólares, "mucho más que el PIB (producto interno bruto) de la región".

En su anuario estadístico de 2010, la Comisión Económica para América Latina señala que para 2009, el PIB de todas las naciones de América Central (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá) era de poco menos de 100.000 millones de dólares.

Funes dijo que el principal problema vinculado a las drogas que se ha detectado en su país es el narcomenudeo, el cual realizan pandillas, algunas de las cuales ya "han sido contratadas... por los carteles".

Sin embargo, aseguró que no ha habido evidencias que operen Los Zetas u otras organizaciones como el cartel de Sinaloa.

"Nuestra impresión es que El Salvador puede ser atractivo para Los Zetas no tanto para operar, como lo hacen aquí en México (o) como lo están haciendo ya en Guatemala, sino para obtener armas", añadió.

El grupo de Los Zetas fue creado en la década de 1990 por desertores de unidades de elite del ejército mexicano y en un principio fue el brazo armado del Cartel de Sinaloa, aunque en los últimos años se volvió una organización independiente del narcotráfico que ha comenzado a extenderse a Centroamérica.

Ese grupo fue acusado de los recientes homicidios ocurridos en una localidad guatemalteca de El Petén, donde 27 jornaleros fueron asesinados.

El presidente salvadoreño dijo a los empresarios mexicanos que reconocía a la inseguridad como uno de los obstáculos del desarrollo, pero aseguró que su gobierno mantiene reglas claras y combate a la delincuencia para poder abrir posibilidades a la inversión.

El Salvador y México comparten un tratado comercial junto con Honduras y Guatemala, el cual es conocido como el Triángulo del Norte, aunque en estos momentos se realizan negociaciones entre todos los países centroamericanos y el gobierno mexicano para intentar lograr un acuerdo único en la región.