El ex presidente de Túnez dijo el martes que el juicio en su contra, en el que se le declaró culpable en ausencia, es una "parodia de la justicia".

Un día después de que Zine El Abidine Ben Alí y su esposa, ambos exiliados desde el 15 de enero, fueran sentenciados a 35 años de prisión, el ex gobernante se refirió al juicio como "un disparate judicial pero políticamente conveniente".

En un comunicado que difundió su abogado francés, el ex mandatario dijo que el proceso del lunes fue una "parodia de la justicia cuyo único mérito fue la brevedad".

Ben Alí y Leila Trabelsi fueron declarados culpables de desfalco y otros cargos después del descubrimiento de un tesoro con joyas y efectivo en uno de sus palacios.

Ben Alí huyó a Arabia Saudí un mes después del inicio de una revuelta popular que desencadenó diversas protestas en el mundo árabe.