Los dueños de equipos de la NBA han propuesto un sistema de "topes salariales flexibles" pero los jugadores insisten todavía en que no accederán a un límite en el dinero que pueden devengar, dijo el martes el comisionado David Stern.

Ambas partes presentaron nuevas propuestas durante una reunión de tres horas y media, en lo que fue descrito por Stern como un día importante en las negociaciones laborales de la liga. El contrato colectivo expira el 30 de junio.

Luego de considerar que la oferta de la liga es "virtualmente la mejor oportunidad que se tiene" para evitar un paro, Stern dijo que la propuesta de los dueños garantizaría que la compensación total de los jugadores nunca caiga por debajo de los 2.000 millones de dólares anuales en un contrato de 10 años, ligeramente menos de lo que la liga pagó esta temporada.

Si bien el comisionado de la NBA se negó a considerar que ésta es la última oferta, advirtió que las opciones se están agotando.

"Todo está sobre la mesa", dijo. "Los dueños y yo mismo sentimos que esto es lo que tenemos que dar".

La oferta del tope flexible había sido presentada antes a los jugadores, pero no se había discutido públicamente sino hasta el martes. De acuerdo con Stern, los equipos tendrían la meta de gastar unos 62 millones de dólares, con la opción de erogar cantidades adicionales mediante varias excepciones antes de llegar a un nivel no especificado que no podrían rebasar.

Bajo el sistema actual de topes salariales más suaves, los equipos pueden recurrir a varias excepciones para rebasar el límite, con una sanción de un dólar por cada otro desembolsado una vez que llegan a cierta cifra.

Debido a que el nuevo sistema tendría un nivel que no podría rebasarse, los jugadores consideran que se trata de un "tope duro", algo que han considerado inaceptable desde el comienzo de las negociaciones.

___

Brian Mahoney está en Twitter como: http://www.twitter.com/Briancmahoney.