El gobierno negó que 14 soldados bolivianos detenidos en territorio chileno hubieran sufrido maltrato en los dos días que permanecieron arrestados y acusó a la ministra de Defensa boliviana de falta de información.

"La falta de información de la ministra de Defensa de Bolivia puede llevar a decir que en nuestro país recibieron un trato inadecuado, para los hechos en que les correspondió participar a estos militares bolivianos", dijo la noche del lunes el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

Agregó que "se hicieron exactamente los procedimientos que establece la ley chilena, de acuerdo a los hechos en cuya participación les correspondió lugar".

La ministra boliviana Cecilia Chacón sostuvo que a los soldados liberados el domingo "los trataron como delincuentes, estuvieron incomunicados varios horas".

Hinzpeter manifestó que "para dejar las cosas en su lugar, (los militares) fueron detenidos dentro de nuestro territorio con un ingreso ilegal y portando armas de fuego".

Añadió que "además, quiero decir que durante el tiempo que estuvieron en el país contaron con asistencia médica, se les brindó vestuario, alimentación y el propio cónsul de Bolivia que oficia en Iquique, tuvo palabras de elogio para el ministerio público, la defensoría penal y gendarmería de Chile, respecto de cómo se había conducido y se tratado a estos militares".

El titular del Interior enfatizó en que "no hay que olvidar los hechos que motivó esto también, el ingreso ilegal a nuestro país de personas portando armas de fuego".

Los soldados chilenos fueron sorprendidos y detenidos la madrugada del viernes en territorio chileno cuando supuestamente pretendían devolver vehículos con placas chilenas robados en este país, según una versión que habrían entregado. La ministra boliviana sostuvo que se extraviaron e ingresaron a territorio chileno cuando reprimían el contrabando de vehículos.

El gobierno chileno entregó una protesta el viernes por el ingreso ilegal de los militares bolivianos.