El mexicano Agustín Carstens alegó que su experiencia lo capacita mejor para dirigir al Fondo Monetario Internacional (FMI), al entrevistarse el martes con el concejo ejecutivo del organismo multilateral.

Carstens, gobernador del banco central de México, propuso además un proyecto de gestión que se concentraría en lo que a su juicio son las cuatro debilidades principales del FMI: su gobernabilidad, su capacidad de desarrollar una vigilancia adecuada y prevenir crisis, su capacidad de apoyar efectivamente la resolución de crisis y su compentencia de inducir la coordinación de políticas globales.

Durante una conferencia pronunciada la semana pasada en la capital estadounidense, Carstens dijo que de obtener el cargo su rival, la ministra francesa de finanzas Christine Lagarde, podría provocar dudas sobre la eficacia de la vigilancia que el FMI tendría sobre préstamos que ha extendido a varios países europeos.

"En este momento crucial, el FMI necesita un director que pueda brindar una dirección estratégica a la institución. Es vital que el Fondo envíe la señal más fuerte de que, a través de su liderazgo, no está rezagada sino adelante de los acontecimientos globales para que pueda seguir sirviendo a todos sus miembros", señaló Carstens.

Carstens ha dicho que es el candidato más capacitado y que es el momento de romper la tradición de que el FMI siempre ha sido dirigido por un europeo.

La institución crediticia hermana del FMI, el Banco Mundial, siempre ha sido dirigida por un estadounidense. Ambas organizaciones fueron creadas después de la Segunda Guerra Mundial.

Lagarde es una abogada por aprendizaje, mientras que Carstens tiene un doctorado en Economía de la Universidad de Chicago.

El FMI anunció la víspera que espera completar el 30 de junio el proceso de selección de quien reemplazará a Dominique Strauss-Kahn, quien renunció el mes pasado tras haber sido arrestado bajo cargos de agresión sexual.

El concejo directivo de 24 miembros planea entrevistar el miércoles a Lagarde, considerada favorita.

Ambos candidatos deberán presentar sus posturas sobre los problemas que enfrenta el FMI y también reunirse por separado con cada uno de los 24 integrantes del concejo.

Carstens se reunió la semana pasada con el secretario del Tesoro Timothy Geithner, quien prevé reunirse esta semana con Lagarde. Estados Unidos, que controla la mayor cantidad de votos en el FMI, no se ha decidido aún por algún candidato.

China, India y Brasil, tres países de mercado emergente de rápido crecimiento, también han argumentado que el proceso de selección de líder por parte del FMI debe ser más abierto. Pero ninguna de estas naciones se ha manifestado a favor de Carstens.