El legendario cantante de rock Bob Dylan ofreció un muy esperado concierto en Tel Aviv, donde interpretó algunos de sus grandes éxitos pero decepcionó a miles de sus aficionados porque no les dirigió un mensaje.

Fue el tercer concierto de Dylan en Israel, donde tuvo presentaciones previas en 1987 y 1993. Dylan, quien es judío, tiene una base de seguidores en Israel.

Entre los éxitos que interpretó el lunes esttuvieron "Like a Rolling Stone", "Tangled Up in Blue", y "All Along the Watchtower".

Para la aficionada Daniel Levy, de 21 años, quien dijo que vino a escuchar las canciones de Dylan, dijo que su música era "más real más auténtica, más poderosa que la que tenemos hoy".

Sin embargo, para Yosef Speizer, de 28 años, indicó que el despego de Dylan con Israel se le antojó extraño. "Todo esto fue raro", agregó.