La Asamblea General de la ONU votó el martes de manera unánime para darle a Ban Ki-moon un segundo período como secretario general.

El organismo internacional de 192 miembros eligió al diplomático sudcoreano de 67 años para dirigirlo por otros cinco años a partir del 1 de enero.

Ban ha prometido seguir haciendo del organismo un "constructor de puentes" en una época de cambios globales.

El secretario general ha sido criticado por su falta de carisma y por no censurar los abusos a los derechos humanos en países poderosos como China y Rusia.

Pero se ha ganado elogios por su compromiso con el cambio climático, el desarme nuclear y la atención a los problemas de las mujeres, así como por su fuerte respaldo al movimiento pro democrático en el Norte de Africa y el Medio Oriente, y a la intervención militar en Costa de Marfil y Libia.