El canciller argentino Héctor Timerman dijo el martes que le preocupa "el aumento de agresividad" que demuestra Gran Bretaña en la disputa que mantiene ese país con Argentina por la soberanía de las islas Malvinas.

"Las hostilidades han aumentado", dijo Timerman durante una reunión con periodistas en Nueva York. "Han mostrado posiciones que más bien son provocaciones. Nuestro pueblo no caerá en esa provocación. Buscaremos una solución pacífica".

Ambos países se disputan desde hace décadas el control del archipiélago en el Atlántico Sur. Argentina perdió en 1982 una guerra ante el Reino Unido por la soberanía de las islas, ubicadas en el Atlántico sur, a 600 kilómetros del territorio austral argentino.

En su testimonio previo ante el Comité de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, Timerman extendió una invitación formal al gobierno británico para "reanudar de buena fe" las negociaciones sobre la disputa. Los 29 países del organismo adoptaron una resolución a favor de negociaciones.

Sin embargo, el canciller dijo después a los periodistas que le preocupa la actitud hostil de los británicos. Timerman puso como ejemplo los ejercicios militares con misiles que los británicos han realizado en las islas, la búsqueda de hidrocarburos que realizan en buques y las amenazas de muerte que algunos británicos realizaron contra James Peck, un artista plástico que nació en las Malvinas y que recibió el documento de identidad argentino.

"Están cayendo en una actitud de matones", dijo durante un almuerzo en las oficinas de la Misión Argentina ante la ONU.

La disputa adquirió un tono polémico la semana pasada cuando Cameron rechazó negociar la situación de soberanía con Argentina, declaró que las islas son territorio soberano británico y cerró el tema diciendo: "Punto final de la historia".

La presidenta argentina Cristina Fernández respondió con la misma dureza, calificando de "gesto de arrogancia" lo dicho por Cameron.

"Y yo defino como un gesto de mediocridad, y casi de estupidez, la palabra 'punto final' para la historia de nuestras islas Malvinas", agregó la mandataria.

Las Malvinas están en poder del Reino Unido desde 1833. En el ocaso de la última dictadura militar argentina (1976-1983), el entonces dictador Leopoldo Galtieri lanzó una invasión para recuperar el archipiélago el 2 de abril de 1982.

El conflicto concluyó el 14 de junio de ese mismo año con la rendición argentina. Murieron 649 militares argentinos y 255 británicos. Aunque ambos países restablecieron las relaciones diplomáticas a mediados de la década de 1990, Londres se ha negado sistemáticamente a discutir sobre el asunto.

"Si algo merece Argentina es sentarse en la mesa de negociación", dijo Timerman el martes.

El canciller señaló que la mejor forma de presionar a Gran Bretaña en el asunto es a través de la unión de los países latinoamericanos y de todos los que apoyen la posición argentina.

"El diálogo se dificulta desde que Cameron dice 'punto final''', dijo el canciller. "Es Cameron quien ha dicho a la ONU que no negocia".

Por su parte, funcionarios británicos dijeron el martes que no negociarán con otro país la soberanía de la gente que vive en las islas y que éstos deberían poder decidir si quieren ser parte de Gran Bretaña, Argentina o totalmente independientes.

"Somos muy proclives a hablar con ellos (los argentinos) sobre muchos temas — pesca, hidrocarburos — pero no sobre soberanía", dijo Dick Sawle a la AP. Sawle es uno de los ocho miembros electos de la Asamblea Legislativa de las islas Malvinas.

Sawle también habló frente al Comité de Descolonización y dijo que se han de respetar los derechos a la autodeterminación de los 3.000 habitantes de las islas, quienes disfrutan de una economía autosuficiente y no quieren que nada cambie, señaló.

Representantes de la misión británica no hablaron durante la reunión.

Timerman mencionó ante representantes de la ONU la situación de Peck, quien nació en las islas, pero tiene padres británicos. Peck solicitó y obtuvo el documento de identidad argentino. Se mudó al continente hace unos años con su pareja, después de que a ella se le negara atención médica estando embarazada.

"Tengo la obligación de denunciar ante las Naciones Unidas la actitud criminal de fanáticos que amenazaron de muerte a James si osaba regresar a las Malvinas. Hacemos responsables a las autoridades británicas que ilegalmente ocupan las islas por la seguridad del ciudadano argentino, el señor James Peck, si elige ejercer sus derechos de argentino a regresar a las islas ocupadas", dijo el canciller.

__________________

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens

Las periodistas Débora Rey, en Buenos Aires, y Anita Snow, en Nueva York, colaboraron con esta información.