El delantero Paolo Guerrero dijo el martes que se encuentra motivado anímicamente al asumir la responsabilidad de sacar adelante a la selección de Perú en la Copa América, luego que el capitán Claudio Pizarro quedó marginado del torneo por una lesión en la rodilla.

"No es la primera vez que cargo con la responsabilidad de gol en la selección. Siempre he tenido esa presión, porque toda la afición deposita su confianza en mí y trataré de responder de la mejor manera", dijo Guerrero en declaraciones a la agencia oficial Andina.

La lesión de Pizarro el viernes pasado obligó al técnico de la selección Sergio Markarián a replantear el sistema y recurrir a Guerrero, del Hamburgo alemán, para que haga dupla en el ataque con Jefferson Farfán, delantero del Schalke.

Pizarro, del Werder Bremen, sufrió un desgarro parcial al ligamento interno de la rodilla derecha, y su recuperación tomará entre cuatro y seis semanas. Tras expresar su molestia por no poder participar en la Copa, el máximo goleador extranjero en la historia de la Bundesliga manifestó su confianza en el buen papel que desempeñará Guerrero.

"Claudio (Pizarro) confía tanto en mí como yo en él. Me pasó a mí que quizás no iba a estar como titular en el equipo, pero me recuperé rápido y él ahora se lesionó desafortunadamente. Sin embargo, hay buen grupo como para destacar en la Copa América", afirmó Guerrero.

La selección peruana enfrenta una racha de mala suerte en su preparación para la Copa América pues no sólo Pizarro resultó lesionado, sino también el volante de la Fiorentina, Juan Vargas, quien sufrió un desgarro en el muslo derecho que lo tiene en duda para el inicio del torneo que se disputará del 1 al 24 de julio en Argentina.