Los precios de las acciones en Nueva York subieron el lunes cuando el mercado se sacudió su peor lapso de semanas consecutivas con pérdidas en casi una década y apartó su preocupación sobre la crisis financiera en Grecia para concentrarse en el valor de los títulos.

El descenso colocó al índice Standard & Poor's 500 cerca de la posición media que tuvo en los 200 días anteriores. Para numerosos operadores técnicos, mientras ese indicador no caiga por debajo de ese nivel, los inversionistas lo verán como una la señal para volver a comprar acciones. El S&P está ahora 6% abajo de su máximo valor del 2011 que alcanzó el 29 de abril.

"En un corto plazo, las acciones se han sobrevendido, y vamos tener algún rebote, justificado o no, sólo por motivos técnicos", estimó Paul Simon, jefe de inversiones en Tactical Allocation Group, que posee 1.500 millones de dólares en activos bajo consideración.

El S&P 500 subió 6,86 puntos (0,5 a 1.278,36 y el índice industrial Dow Jones creció 76,02 unidades (0,6%) a 12.080,38.

El índice compuesto Nasdaq, con predominio de las emisoras de alta tecnología, avanzó 13,18 enteros (0,5 a 2.629,66.

Dos títulos subieron por cada acción que registró pérdidas en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen consolidado alcanzó 3.100 millones de acciones.

El S&P 500 consiguió su tercer día seguido con ganancias, la mayor racha con incrementos en el mercado bursátil durante casi un mes. Ese parámetro logró un pequeño avance la semana pasada, con lo que salió de una tanda de seis semanas adversas ante las inquietudes de que la economía de Estados Unidos podría debilitarse en el segundo semestre y de que la crisis crediticia en Grecia pudiera propagarse. Esa racha con pérdidas fue la más larga del S&P desde el 2002.

Los indicios de que la crisis financiera en Europa podría ser contenida contribuyó a la tranquilidad de los inversores. Varios funcionarios de la Unión Europea dijeron el lunes en Luxemburgo que el bloque tomaría medidas para evitar que los problemas de Grecia afecten a Irlanda y Portugal.

Los bonos del Tesoro estadounidense a 30 años tuvieron un aumento en el rédito, de 4,20% a 4,21%, mientras que el dólar parecía recuperar terreno frente al euro, pero flaqueó al cierre de la sesión. El euro terminó en 1,4305 dólares luego de bajar hasta 1,4190 dólares.

El oro tuvo un ligero aumento al igual que el petróleo. El crudo de referencia para entrega en julio ganó 25 centavos y finalizó en 93,26 dólares el barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York.

La preocupación por la crisis europea fue resentida por las principales bolsas de valores en Europa. El índice británico FTSE 100 perdió 0,3%, lo mismo que el DAX de Alemania, en tanto el CAC-40 francés bajó 0,9%. El promedio japonés Nikkei 225 tuvo un rumbo diferente al mejorar 0,1%. El indicador Kospi de Corea del Sur retrocedió 0,6% y el Hang Seng de Hong Kong disminuyó 0,4%.

___

El periodista de The Associated Press Pan Pylas en Londres contribuyó en la información.