Las autoridades continuaron el martes el proceso de mediación con los reclusos de la cárcel de El Rodeo II, ubicada en las afueras de la capital, para tratar de tomar el control de penal donde un grupo de presos armados impiden el ingreso de los militares.

Por quinto día consecutivo, un grupo de internos del penal El Rodeo II, muchos de ellos armados, impidió el acceso de varios miles de militares que tratan de tomar el control del penal.

La directora de derechos fundamentales del Ministerio Público, María Mercedes Berthé, dijo el martes que las autoridades siguen insistiendo en un diálogo con los reclusos para lograr una solución pacífica del conflicto.

"Si tenemos que durar una semana más (en los diálogos) estamos dispuesto a hacerlo", declaró Berthé a la emisora local Unión Radio, al tiempo en que instó a los familiares de los reclusos que les aconsejen deponer su actitud.

La funcionaria denunció que existe "un grupo minúsculo que lidera a la mayoría de la población y no permiten que éstos salgan".

Un contingente de la Guardia Nacional, con vehículos blindados, logró la noche del lunes rescatar a 36 internos que se encontraban en las áreas administrativa y de enfermería del penal.

En El Rodeo II, que está a unos 50 kilómetros al este de Caracas, aun permanecen más de mil internos que se niegan a permitir la intervención de la cárcel por parte de los militares.

Las autoridades sostienen que un grupo de 60 reclusos armados mantiene sometido al resto de la población de El Rodeo II.

Las autoridades intervinieron el 17 de junio el penal de El Rodeo I, vecino al de El Rodeo II, bajo un intenso cruce de disparos que se prolongó por varias horas y que dejó como saldo un reo y dos guardias nacionales muertos y otros 20 militares lesionados.

Tras la intervención de El Rodeo I, las autoridades se incautaron siete fusiles, cinco escopetas, 20 pistolas, ocho granadas de mano, 45 kilogramos de cocaína, 5.000 cartuchos para fusil, 100 teléfonos celulares y 12 kilogramos de marihuana.

El gobierno decidió intervenir las cárceles de El Rodeo I y II luego de un violento enfrentamiento entre los internos que se registró el 12 de junio y que dejó 22 muertos, entre ellos un visitante.

La organización de derechos humanos Una Ventana a la Libertad solicitó el martes a la Fiscalía General que abra una investigación sobre cómo decenas de armas y municiones están ingresando a la cárceles venezolanas, situación que se hizo evidente luego del descubrimiento de un arsenal en El Rodeo I.

El director de la ONG, Carlos Nieto, denunció en un documento que las armas están entrando a las cárceles "por vía de los funcionarios de la Guardia Nacional, un componente de la fuerza armada nacional encargado de la vigilancia externa de nuestras cárceles, así como los funcionarios de la Dirección General de Servicios Penitenciarios" del Ministerio de Relaciones Interiores.

Al respecto, Berthé informó que el Ministerio Público inició una averiguación para determinar cómo se armaron los reclusos de El Rodeo I.

En Venezuela existen 34 penales que albergan a 44.520 reclusos, de acuerdo a cifras del Ministerio de Relaciones Interiores.

Durante el primer trimestre de este año, se reportaron 124 muertes en las cárceles venezolanas, lo que representó un aumento de 22% respecto al mismo período del año pasado, informó recientemente el director de la organización Observatorio Venezolano de Prisiones, Humberto Prado.

Para el 2010 se alcanzó una cifra de 476 muertos y 967 heridos en las cárceles venezolanas, según reportó la CIDH. Entre 1999 y 2010 habría muerto un total de 4.506 reclusos y el número de heridos habría ascendido a 12.518.