La defensa del exdirector de Greenpeace Espa��a Juan L��pez de Uralde y otros miembros de esta organizaci��n pidi�� hoy su absoluci��n por irrumpir en un acto de la Cumbre Clim��tica Mundial de 2009 celebrada en Copenhague, durante la apertura del juicio contra once activistas de ese grupo.

Los acusados afrontan los cargos de allanamiento de morada, falsificaci��n de documentos y suplantaci��n de autoridad p��blica, que podr��an verse agravados por otro delito, el de ofensa a la reina Margarita II de Dinamarca, anfitriona de la cena de gala en la que irrumpieron.

Los acusados admitieron su participaci��n en los hechos y la justificaron en la necesidad de actuar ante el inminente fin de la cumbre y la posibilidad cierta de un fracaso en las negociaciones.

La defensa resalt�� que no hubo falsificaci��n de documentos y que sus coches llevaban el logotipo de la organizaci��n, adem��s de destacar el car��cter de protesta pol��tica de la acci��n.

"Pedimos la liberaci��n o la anulaci��n de la acusaci��n y, si el tribunal no lo considera as��, el castigo debe ser como m��ximo una multa o una pena condicional", afirm�� el abogado Jakob Arrevad, que representa a varios de los acusados, entre ellos a L��pez de Uralde.

El fiscal consider�� de mayor gravedad la acci��n y resalt�� que los activistas falsificaron matr��culas de coches y los papeles para poder acceder a la gala, al tiempo que pidi�� una pena de c��rcel, si bien se��al�� que debe ser el tribunal el que decida si es o no condicional.

La siguiente vista se celebrar�� el 19 de agosto y en ella se proceder�� a la lectura de las conclusiones de cada parte, adem��s de existir la posibilidad de que se dicte sentencia ese mismo d��a.

Antes del inicio del juicio, activistas de Greenpeace extendieron una alfombra roja a la entrada del juzgado, por la que pasaron los once acusados, luciendo camisetas amarillas con el lema "Los pol��ticos hablan, los l��deres act��an", el mismo que aparec��a en las pancartas exhibidas durante el acto de protesta de hace a��o y medio.

L��pez de Uralde y otros tres compa��eros de Greenpeace -una noruega, un suizo y un holand��s- burlaron el 17 de diciembre de 2009 la seguridad de la cena de gala de la cumbre, a la que asist��a un centenar de jefes de Estado, haci��ndose pasar por "jefe de Estado de la Madre Tierra", su "esposa" y un "escolta".

A la entrada del banquete desplegaron una pancarta delante de las c��maras de la televisi��n p��blica danesa DR en la que se pod��a leer el citado lema, reclamando un acuerdo en la cumbre.

L��pez de Uralde, que abandon�� el cargo en Greepeace en agosto pasado tras una d��cada en el puesto para liderar el proyecto pol��tico ecologista Equo, permaneci�� 20 d��as en prisi��n preventiva y fue puesto luego en libertad con cargos, al igual que sus compa��eros.