El gobernador de Texas, Rick Perry, visto como un potencial candidato presidencial republicano para 2012 ha tomado uno de los temas más controversiales en el país para promover su agenda, el aborto. En Los Ángeles, California se hizo presente y exclamó "no para juzgar sino para denunciar y condenar la nefasta y trágica práctica del aborto".

Perry que participó en el segundo congreso "Unidos por amor, unidos por la vida", encabezado por el actor mexicano Eduardo Verástegui y la organización "Manto de Guadalupe". El objetivo del altruista evento en la Arena Deportiva de Los Ángeles fue para recaudar fondos para el Centro Médico Guadalupe, la primera Clínica de Vida en el mundo situada en una zona céntrica de Los Ángeles donde antes existían nueve clínicas de abortos.

Estadísticas oficiales de la organización Planned Parenthood indican que en 2009 aumentó el número de abortos practicados en sus clínicas: 332,278, o un incremento del 2.5%, en comparación a 2008. De ese total, el 22% o 73,101 abortos fueron aplicados a mujeres hispanas.

Mientras tanto, las referencias de adopción se han reducido un 59%,con sólo 977 en 2009, es decir, por cada 33 abortos se realiza una referencia de adopción.

El estado de California gasta más de 23 millones de dólares para pagar por abortos de mujeres, y cada año, los defensores pro-vida han tratado de modificar el presupuesto estatal para eliminar el financiamiento de hasta 80 mil abortos en el estado dorado.

El gobernador de Texas instó a la gente a mantener la presión para revertir la histórica decisión de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos que en 1973 dio paso a la legalización del aborto.
"No es más que una nota vergonzosa en los libros de historia de nuestra nación", subrayó el político cristiano conservador.

Perry lanzó fuertes críticas a la política de la Administración del presidente Barack Obama por otorgar fondos federales para la investigación de células madre.

"Me siento perturbado por estudios que usan los restos de niños no nacidos nada más como materia prima", dijo el gobernador.

Expresó que desde el caso Roe v. Wade, 50 millones de niños han perdido su oportunidad de vida, y lo consideró: "un trágico legado de activismo judicial, y un recordatorio de que nuestra cultura y nuestro país aún se encuentran en peligro".

Las especulaciones que apuntan a los intentos de postulación de Perry hacia la Casa Blanca aumentaron la semana pasada, tras la renuncia de Rob Johnson y todos los asesores de la campaña presidencial de Newt Gingrich.

ESCUCHAR LOS LATIDOS DEL CORAZÓN

Ovacionado de pie, Perry aprovechó la oportunidad para resaltar sus credenciales conservadoras, y de la reciente firma de una ley que obliga a las mujeres que buscan un aborto para obtener primero un sonograma.
La ley de Texas obliga a las mujeres que estén embarazadas y hayan decidido abortar a realizarse un ultrasonido y escuchar los latidos del bebé.

El objetivo es revertir la decisión de la futura madre de abortar.
El gobernador texano había designado el proyecto de ley de emergencia y lo colocó en la vía rápida durante la sesión legislativa de este año. Recibió 107 votos a favor y 42 en contra.

"El índice de abortos ha bajado, pero sobre todo por la actitud de los jóvenes [del país] que consideran el aborto como un mal", subrayó. "No hay nada peor como un hijo no deseado ante los ojos de Dios".
Perry ha sido criticado por invitar este verano a los gobernadores del país a Houston para un día de "ayuno y oración en nombre de nuestra problemática nación", el próximo 6 de agosto.

Sus detractores han especulado que Perry está tratando de aumentar su visibilidad nacional para una posible candidatura presidencial, lo cual él ha negado, considerando el evento "apolítico" y como un servicio cristiano de oración para proporcionar "soluciones espirituales a muchos de los retos que enfrentamos en nuestras comunidades, estados y la nación".

En Los Ángeles, Rick Perry fustigó el vuelco de una política que impedía a Estados Unidos el financiamiento a organizaciones que realizan o promueven abortos en el extranjero.

"De un plumazo, el aborto se convirtió en una exportación de Estados Unidos", dijo. "Hay que trabajar arduamente para que las mujeres conozcan la opción de la adopción y no paren el corazón de un niño no nacido; a cada vida hay que darle una oportunidad, porque toda la vida es valiosa".

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino