El ministro de Hacienda, Guido Mantega, destacó el lunes que la mejora en la clasificación de riesgo de Brasil por parte de la agencia Moody's refleja la percepción internacional de que el país suramericano cuenta con una economía robusta.

Mantega dijo a periodistas que fue informado de la mejora en la clasificación mientras se encontraba reunido con la presidenta Dilma Rousseff para presentarle una exposición general de la economía brasileña.

La agencia clasificadora estadounidense Moody's elevó a Brasil de la categoría Baa3 a Baa2. Ambas categorías están dentro de lo que la empresa llama "grado de inversión", lo cual indica que las perspectivas para invertir en el país son positivas.

"Mejoró la percepción de Brasil, que está siendo considerado un país de economía robusta", expresó Mantega al salir del encuentro con Rousseff.

Señaló que el comunicado de Moody's deja abierta la posibilidad de una nueva revisión en entre 12 o 18 meses, "por lo tanto parece que la perspectiva en relación a Brasil continúa bastante positiva".

El ministro admitió que la inflación se mantiene como una fuente de preocupación, luego de que en mayo superó el límite más alto de la meta, de 6,5%, pero aseguró que las medidas adoptadas para frenar el aumento de precios persistirá y que Brasil cerrará el año dentro de las expectativas.

El gobierno fijó como meta para este año una inflación de 4,5% con un margen de variación de dos puntos porcentuales.

Según Mantega, el índice de precios al consumidor cerrará 2011 en entre 6,15% y 6,2%, dentro del límite de la meta.

"Las cuentas fiscales están bien administradas, la inflación está controlada y el crecimiento está en un nivel bastante adecuado para la economía brasileña, de alrededor de 4,5%", aseguró el ministro, al trazar un cuadro favorable de la economía.

Anticipó también que este año se continuarán generando empleos aunque en un nivel más bajo que en 2010, lo que atribuyó a un crecimiento menor de la economía, pero advirtió también que el país no tiene disponibilidad de mano de obra para crear 2,52 millones de puestos laborales como ocurrió el año pasado.