El primer ministro de Grecia, George Papandreou, enfrenta un crucial voto de confianza parlamentario en el nuevo gabinete que creó él mismo la semana pasada para enfrentar una creciente oposición a las medidas de austeridad que se requieren para evitar la suspensión del pago de la deuda nacional.

El voto se efectuará el martes a la medianoche después de que los diputados debatan la moción por tercer día. El partido socialista de Papandreou cuenta con una ventaja de cinco escaños en el Parlamento de 300 miembros. Los manifestantes anunciaron que realizarán una protesta en el exterior del Parlamento el martes por la tarde.

Ante el actual déficit presupuestario, el parlamento griego debe aprobar un proyecto de ley de austeridad — que impone más recortes de gastos y un aumento de impuestos — para finales de mes si desea que el país reciba a mediados de julio el nuevo desembolso del rescate financiero internacional de 110.000 millones de euros, justo a tiempo para evitar el impago de sus deudas.