Las alergias por alimentos afectan a aproximadamente uno de cada 13 niños en Estados Unidos, el doble que el cálculo más reciente del gobierno, de acuerdo con un nuevo estudio.

Los investigadores dijeron que cerca del 40% de ellos tienen reacciones graves, descubrimiento que esperan borre conceptos equivocados de que las alergias por alimentos son simplemente como fiebre del heno u otras alergias de temporada que son engorrosas pero no peligrosas.

En general, 8% de los niños estudiados tuvieron alergias por alimentos; las fuentes más comunes fueron cacahuate y leche. Ello se traduce en casi seis millones de niños estadounidenses.

El cálculo más reciente del gobierno, de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), se basó en entrevistas en casa y encontró que aproximadamente tres millones de niños estaban afectados, o alrededor de 4%. Otros cálculos con métodos diferentes han hallado resultados que van del 2% al 8%.

El nuevo estudio, financiado por un grupo de apoyo, está basado en entrevistas por internet con padres de menores de 18 años e involucró a 40.104 niños. La empresa de investigación Knowledge Networks realizó la encuesta. Las familias fueron reclutadas a través de llamadas telefónicas aleatorias.

Los resultados fueron publicados el lunes por internet en Pediatrics.

Los descubrimientos sugieren que las alergias por alimentos afectan a dos niños por salón de clase, dijo el autor del estudio, el doctor Ruchi Gupta, un pediatra e investigador del Hospital Memorial de Niños, de Chicago.

El doctor Calman Prussin, un investigador del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, señaló que el estudio "confirma que la alergia por alimentos es un problema considerable de salud pública".

Prussin dijo que las diferencias en los cálculos se deben a métodos diferentes de investigación y de las definiciones sobre lo que constituye una alergia por alimento. Indicó que la única manera de saber con seguridad cuántos niños son afectados sería a través de exámenes de laboratorio a montones de niños, lo cual no es práctico.

Debido a que la nueva cifra está dentro del rango de cálculos previos, el especialista señaló que el estudio no significa que la prevalencia haya aumentado, aunque los expertos creen que las alergias en general, incluidas las de alimentos, están incrementándose, apuntó Prussin.

Agregó que algunas personas confunden intolerancia a ciertos alimentos con alergias. Por ejemplo, mucha gente tiene intolerancia a la lactosa, lo que significa que no pueden digerir adecuadamente la leche. Eso puede ocasionar inflamación y problemas digestivos, pero no una reacción alérgica.

Las señales típicas de una verdadera reacción alérgica a alimentos incluyen urticaria, jadeo, rigidez en la garganta y dificultad para respirar.

El estudio nuevo preguntó a los padres si sus niños tenían esos síntomas, lo que es una enorme fortaleza del sondeo, dijo Prussin.

Muchos niños al crecer superan alergias a algunos alimentos, incluidos huevos y trigo, pero es menos probable que lo logren con cacahuate y otras semillas.

El estudio fue financiado por la Iniciativa Alergia a Alimentos, una organización sin fines de lucro fundada por padres de niños con alergias.

Mary Jane Marchisotto, directora ejecutiva del grupo, dijo que el estudio "pinta un retrato más completo" de las alergias a alimentos, y debería ayudar a crear conciencia.

El grupo, financiado de manera privada sin dinero de la industria, está trabajando con los CDC en lineamientos nacionales sobre cómo manejar las alergias a alimentos en las escuelas, indicó Marchisotto.

___

En Internet:

Pediatrics: http://www.pediatrics.org

Food Allergy Initiative: http://www.faiusa.org