El líder de la oposición en Libia visitará China, informó el país asiático, incrementando aún más el compromiso de Beijing en la guerra civil de Libia, un nuevo revés para el dictador Moamar Gadafi.

El ministerio de relaciones exteriores de China dijo en un comunicado de una oración publicado el lunes en internet Mustafá Abdel Jalil estará en su país el martes y miércoles. No se dieron más detalles por el momento.

Abdel Jalil preside el Consejo Nacional de Transición, la organización que engloba a los grupos rebeldes que buscan deponer a Gadafi.

China ha incrementado recientemente sus esfuerzos para persuadir a ambos bandos para que lleguen a un acuerdo.

China se mantuvo al margen durante los primeros meses desde que estallara la revuelta contra el gobierno de Gadafi a mediados de febrero, pero recientemente acrecentó sus esfuerzos para persuadir a los bandos en conflicto a que lleguen a una solución.

Los diplomáticos chinos se reunieron en Qatar con el presidente del consejo rebelde, Mustafa Abdel-Jalil, a principios de mes, y el ministro de relaciones exteriores libio, Abdul-Ati al-Obeidi fue enviado a Beijing pocos días después en un aparente intento de reafirmar la influencia del gobierno libio.

Beijing ha evitado cuidadosamente de unirse a las exhortaciones internacionales para la renuncia de Gadafi, alegando que esa decisión depende del pueblo libio.

Asimismo se abstuvo de votar en el Consejo de Seguridad de la ONU en la resolución para autorizar el uso de la fuerza contra las fuerzas leales del gobierno libio y ha criticado reiteradamente la campaña de bombardeos de la OTAN en respaldo de los rebeldes.

Cuando los combates comenzaron en Libia, China envió aviones de transporte militar y alquiló buques a fin de evacuar a unos 30.000 trabajadores chinos, mayormente en las industrias petrolífera y de la construcción.