Una jueza le negó el lunes la libertad a Joaquín Pérez Becerra, un presunto miembro de la guerrilla de las FARC capturado en Venezuela el 23 de abril y deportado a Colombia dos días después, se informó oficialmente.

La Fiscalía explicó en su página de internet que la jueza Jenny Jiménez, en una audiencia pública en un complejo judicial en el centro de Bogotá, negó la pretensión de la defensa de Pérez por "improcedente" y advirtió que, en consecuencia, seguirá detenido en la cárcel Modelo de Bogotá por los delitos de concierto para delinquir, financiación del terrorismo y administración de finanzas con móviles terroristas.

El presunto guerrillero había sido detenido al llegar a Maiquetía en un vuelo procedente de Frankfurt, Alemania, a pedido de las autoridades colombianas. La Fiscalía colombiana considera a Pérez como una especie de "embajador" de las FARC en Suecia.

Pérez siempre ha negado ser integrante de las FARC y ha dicho ser un periodista independiente.

El nombre de Pérez apareció en los computadores de Raúl Reyes, un jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) muerto en marzo de 2008 tras un bombardeo del gobierno colombiano en la frontera con Ecuador.

Según el fiscal Hermes Ardila, jefe de la Unidad Nacional Antiterrorismo, la información de esas computadoras evidencia que Pérez "hace parte de las FARC y recibía dineros de las FARC para la financiación de la página (web) de Anncol", o la Agencia de Noticias Nueva Colombia, que suele divulgar comunicados y entrevistas de la guerrilla.